Daré Gracias por lo que tengo, por lo que perdí y por lo que tendré!

graciasEs ya una rutina llegar a estas fechas para agradecer y estimular a otros para que agradezcan por todo lo que tienen. Lo que es una excelente practica; sin embargo casi nunca valoramos como los golpes de la vida pueden hacernos mejores personas.

Por tal motivo hoy quiero hacer un elogio a las experiencias vividas que nos han hecho las personas que hoy somos o que estamos en proceso de ser. Dar gracias porque hoy somos más fuertes, más sensibles, más humildes, más pacientes, aunque no haya sido fácil; si sabemos meditar en lo vivido encontraremos las lecciones y podremos hacer mejoras para nuestro futuro.

Quizá no fuiste criado por tu madre y por eso hoy te esmeras en ser la mejor madre para tus hijos. Tal vez viviste situaciones de precariedad en tu infancia que te hicieron esforzarte a estudiar y hoy ser un excelente profesionales; es probable que a través de una rotura sentimental hoy sabes escoger mejor y hasta puedes aconsejar a otros para que no pierdan la oportunidad de mantener su relación y así podemos enumerar montones de cualidades que hoy tenemos gracias a lo que hemos vivido.

Y si Dios es el centro de tu vida, también hoy puedes dar gracias por lo que ha de venir, porque será mucho mejor. Comienza a dar gracias por esas peticiones de salud, de empleo, de viaje, de matrimonio, de maternidad o paternidad que tengas delante del trono de Dios.

Así que hoy demos gracias por lo que tenemos, gracias por lo que aprendimos del pasado y gracias por las muchas bendiciones que aún nos faltan por recibir.

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7

-Por: Mildred Natera