diezmos-la-bendicion-darPregunta o Petición:

Por favor, mi situación financiera sigue muy mal, de nuevo les suplico oración por liberación y prosperidad de mi negocio. Necesito, urgentemente por asuntos legales, diez mil dólares ($ 10.000), según la ganancia en mis ventas, este monto es posible con pocas ventas y en corto plazo, pero mis ventas siguen paralizadas.

Dios les pague por sus oraciones, bendiciones.

Respuesta:

Estimado empresario, sabemos que Dios es fiel y siempre viene a nuestro auxilio cuando lo necesitamos, como también es cierto que hay algunas condiciones para obtener algunos beneficios de nuestro Señor y una de ellas es sobre las finanzas.

Si usted ha estado teniendo problemas financieros, sería bueno destacar que la única manera de hacer prosperar esa área de nuestra vida es dando, ofrendando y diezmando.

Dice el libro de Malaquías 3:8-12

»¿Debería el pueblo estafar a Dios? ¡Sin embargo, ustedes me han estafado!

»Pero ustedes preguntan: “¿Qué quieres decir? ¿Cuándo te hemos estafado?”.

»Me han robado los diezmos y ofrendas que me corresponden. Ustedes están bajo maldición porque toda la nación me ha estado estafando. Traigan todos los diezmos al depósito del templo, para que haya suficiente comida en mi casa. Si lo hacen —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—, les abriré las ventanas de los cielos. ¡Derramaré una bendición tan grande que no tendrán suficiente espacio para guardarla! ¡Inténtenlo! ¡Pónganme a prueba! Sus cosechas serán abundantes porque las protegeré de insectos y enfermedades.[a] Las uvas no caerán de las vides antes de madurar —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—. Entonces todas las naciones los llamarán benditos, porque su tierra será un deleite», dice el Señor de los Ejércitos Celestiales.

Aunque tengamos poco debemos dar. Dios no necesita nuestro dinero; lo que el prueba es nuestro corazón y fidelidad. Si usted no está diezmando correctamente sobre sus ganancias entonces puede estar en maldición financiera. Le exhortamos a que reflexione sobre esta situación, y de ser así pida perdón a Dios, haga un pacto de ofrendar y diezmar y como dice Dios “¡Inténtenlo! ¡Pónganme a prueba!”

Dios le bendiga.

 

Equipo EVD

¿Qué opinas acerca de esta publicación?