Buen Día – Hay alimento para todos…

HAY ALIMENTO PARA TODOS

Existen unos restaurantes que se conocen como “all you can eat” (todo lo que pueda comer); son lugares en los que por un valor fijo se puede comer toda la comida que desee la cual está servida en mesas tipo “bufet”. Ahora imagínese que usted va a este restaurante y se toma un vaso con agua y se come solo un pedazo de pan en lugar de escoger una nutritiva y sustanciosa comida. ¿No sería esto un desperdicio?.
Algunos creyentes actúan de manera parecida… han llegado al Señor, saben que han recibido la libertad, pero siguen viviendo con migajas, en vez de ser cristianos que viven llenos de fe y esperanza.
El mensaje de Dios es nutritivo, alimenta el alma y da vitalidad al espíritu; no te puedes quedar sólo con una poca ración cuando puedes vivir en plenitud, satisfecho(a) con todo el alimento que contiene la Palabra de Dios.
Además, es importante saber que este alimento está disponible para todos, es decir que no se nos ha dado para que celosamente lo guardemos para nosotros, sino que al contrario, para que podamos compartir el suculento banquete con todas las personas a nuestro alrededor, además que es totalmente gratis.
El Señor proporciona “alimento espiritual” para sanar, restaurar, liberar, empoderar, y mucho más a todo aquel que tenga hambre de Dios.
Está escrito: “Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed.” (Juan 6:36 – NVI).
Nuestro Padre celestial quiere que estemos espiritualmente alimentados correctamente por medio de Su Palabra, asistiendo a las predicaciones en la Iglesia y siendo de  influencia para los demás, para que ellos también sean alimentados en la fe.

¡Escoge bien, lee la Palabra de Dios, vívela y compártela, será el mejor alimento que recibas para tu alma y espíritu!.

Oremos: “Señor, gracias por Tu Palabra que es mi alimento espiritual. Recibo tu revelación, tu guía y sabiduría para que pueda vivir acorde con Tu voluntad, dame la fortaleza para compartir este alimento espiritual con muchos más, lo pido en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Yo soy el pan vivo que bajó del cielo. Si alguno come de este pan, vivirá para siempre…” Juan 6:51 (NVI)

Buen Día,
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com