ENSEñA A TUS HIJOS CON EJEMPLO

Quienes somos padres buscamos darle a nuestros hijos lo que necesitan, educarlos de la mejor manera, con la expectativa de que sean exitosos en todas las áreas en su vida adulta. El mejor regalo y herencia que como cristianos podemos darle a nuestros hijos es el conocimiento de Jesús y la Palabra de Dios; deseamos que amen al Señor, que sepan de la importancia de congregarse en la iglesia y que se despierte en ellos el deseo de servirle al Señor.

En mi experiencia personal he podido evidenciar diferentes etapas con mis hijos, cuando estaban pequeños, les gustaban las cosas del Señor, pero en la medida en que están creciendo ese entusiasmo se ha ido desvaneciendo. ¿Por qué?, creo que cada persona necesita llegar al punto de tener un encuentro personal con el Señor y decidir por sí misma aceptar a Jesús y el regalo de la salvación y vida eterna.

¿Qué hacer? Le doy dos recomendaciones,

  1. Sea “el modelo a seguir”, para enseñar es muy importante el ejemplo de vida. Hay un dicho popular que dice “haz lo que digo, pero no lo que hago” y las personas creen que de esa manera van a sembrar lo correcto en los hijos, la respuesta es no, es más importante el ejemplo que las palabras vacías.
  2. Edifique con base en la relación personal. Es fácil conectarse con nuestros hijos cuando son pequeños, pero cuando crecen no. Por lo tanto hay que buscar maneras para conectarse con ellos, ya sea un deporte, un programa, un pasatiempo, algo que les permita acercarse a ellos, abrir el espacio para que puedan expresarse. Es igual que con Dios, Él quiere tener una relación contigo personal, pero es tu tarea acercarte a Él y es muy especial porque Dios quiso que la familia sea un ejemplo de la relación suya con el ser humano

Seamos humildes, amemos genuinamente a nuestros hijos, oremos permanentemente por ellos, estimulemos en ellos que hagan el bien, que tomen decisiones sabias, que oren antes de actuar y que se acerquen a Dios, pero jamás los obliguemos.

Oremos: “Señor, gracias por darnos hijos, oramos hoy por ellos, sabemos y entendemos que son un tuyos y que nosotros estamos a cargo de educarlos para que tomen las decisiones correctas en su vida. Ponemos a nuestros hijos en tus manos, los bendecimos y te pedimos que los guardes del mal. Lo pedimos en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes”. Deuteronomio 6:6-7 (NVI)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

 

¿Qué opinas acerca de esta publicación?