Buen Día – 14 Dias antes de la victoria – Día 1

Comenzamos hoy un viaje al que llamaremos “14 días antes de la victoria”, un estudio guiado, en el que día a día podrás aprender a ver la victoria de Jesús en la cruz, a reconocer esa victoria y a acercarte al Señor para vivir plenamente dicha victoria, es decir, a ser una persona verdaderamente victoriosa.
El tema de hoy es “un corazón endurecido”.
Me llama mucho la atención este versículo: “Entonces el Señor le dijo a Moisés: «El corazón del faraón está endurecido, y no quiere dejar ir al pueblo”. (Éxodo 7:14 – RVC)
Es una declaración muy fuerte y reveladora, que hace referencia a un hombre que se opone a Dios… a esa oposición se le llama “tener corazón endurecido”
Te preguntarás, ¿Cómo se llega a tener un corazón endurecido?. La respuesta debe hacernos reflexionar, puesto que ocurre la gente tiene una actitud de indiferencia hacia las cosas de Dios, aunque pueden estar escuchando la Palabra de Dios, lo que escuchan y conocen no les produce ningún efecto, están fríos; y es muy especial porque la misma palabra ablanda a otros corazones y los hace sensibles al Señor. ¿Cómo puede ser esto?; En la naturaleza tenemos un fenómeno parecido, el sol hace endurecer al barro, pero ablanda la cera; es el mismo sol, pero produciendo un efecto diferente en estos elementos.
Si usted está pasando por un momento donde le incomoda lo que se predica, un tiempo en el que la lectura de la Palabra de Dios no le llega, ni produce en usted avivamiento y revelación, entonces puedes tener el corazón endurecido a las cosas de Dios. Hay muchos síntomas de endurecimiento del corazón, tales como, rechazo a la autoridad de Dios, desobediencia, justificación de la conducta pecaminosa, resistencia a la corrección, demasiado interés por las cosas de este mundo (profesión, trabajo, relaciones, bienes materiales), falta de interés en las cosas de Dios, dejar de servir en la Iglesia, dejar de congregarse, etc.
Mi oración de hoy es que el Señor, use este tiempo devocional de 14 días, para acercarte a Él, para producir en ti el cambio de actitud y de corazón.
Por lo tanto, quiero dejarte un principio para que lo apliques… “la condición del corazón de cada persona determina el resultado que obtendrá; quienes tiene un corazón sensible y dispuesto, escuchan la voz de Dios y se rinden a Él en obediencia”.
Oremos: “Señor, hoy venimos a ti a colocar nuestra vida en tus preciosas manos. Reconociendo que el corazón se ha ido endureciendo, pero que deseamos volver nuestro corazón a ti, rendirnos a ti y volver a ser obedientes a tu Santa Palabra, lo creemos y declaramos en el nombre de Jesús, Amen”
Versículo: “Por eso, como dice el Espíritu Santo: «Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan su corazón, como lo hicieron en el desierto, en el día de la tentación, cuando me provocaron. Allí los antepasados de ustedes me tentaron, me pusieron a prueba, aun cuando durante cuarenta años habían visto mis obras” Hebreos 3:7-9 (RVC)
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com