Ayer se celebró en muchos países el “día del amor”, y pregunto ¿deberá el amor tener un día?, o ¿deberían ser todos los días para el amor?
Bueno no pretendo acabar con la celebración, pero si recordarles que el amor es algo que debe estar presente todos los días de nuestra existencia.
Recuerdo que cuando mis hijos estaban en la escuela elemental organizaban una celebración en la cual, en esta fecha, llevaban unas pequeñas tarjetas con mensajes positivos sobre este día y los acompañaban con dulces y… aunque esto significaba para mi esposa y para mi sentarnos a escribir notas, a preparar los pequeños paquetes y a compartir con ellos un tiempo de risas, juegos y trabajos, también recuerdo que eran momentos para expresarse el amor el uno al otro con palabras y hasta… con una de esas tarjetitas.
Es curioso, pero los niños disfrutan más estas fechas que los mismos adultos, porque a veces los adultos creemos que el amor es más complicado de lo que debería ser.
¿Qué tal celebrar con un gesto simple como una sonrisa, o con un abrazo amable sincero, o tal vez con una inesperada tarjeta que diga algo como, “me interesa tu bienestar”?.
Tal vez estás haciendo compras para demostrarle tu amor a los seres cercanos, pero -y aunque suene cursi en estos tiempos; creo y seguiré creyendo que es más importante lo que se expresa desde el corazón que lo que se ofrece desde el exterior. Lo que regales, sea grande o pequeño, sea costoso o muy barato, ofrecelo con la honestidad de un corazón que ama sinceramente, eso tendrá un gran valor tanto para quien lo da como para quien lo recibe.
Por otro lado, ¿Sabías que Dios nos ha dejado mensajes de amor también para nosotros?… todo lo que está en Su Palabra; es para nosotros porque Él nos ama. Cada palabra de afirmación, cada promesa de Dios, cada consejo, instrucción y guía vienen dados desde el corazón de amor de Dios para nosotros, lo que pasa es que simplemente no los leemos y a veces ni les prestamos atención.
Juan 3:16 contiene una de las declaraciones más sorprendentes de toda la Escritura, pues expresa que “Dios el padre nos amó de tal manera que nos ha dado a su único hijo en sacrificio, para que todo aquel que en El crea no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Medita en esto y acepta el regalo de amor más grande que ha existido y que existirá, a Jesús.
Te saludo con amor fraternal en este día, deseo que el amor de Dios te inunde y que puedas compartir algo sincero con quienes más amas en este mundo… con tu familia.
Oremos: “Señor, gracias por amarme incondicionalmente. Ayúdame a mostrar y a entregarle ese amor hoy a alguien que lo necesite, lo pido y declaro en el nombre de Jesús, Amen”.
Versículo: “Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros” Juan 13:34 (NVI)
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?

No hay comentarios