Preocuparse significa permitir que algo esté dando vueltas y vueltas en la mente y que le robe la paz. Pregunto… ¿Hay algo que te preocupa?
Alguien dijo una vez que preocuparse es estar pre (antes) ocupados; es decir es estar ocupado antes de que las situaciones realmente sean agobiantes.
Me he dado cuenta de que muchas de las cosas que le preocupan a la gente son cosas que, o no son reales, o son temas que pudieran resolverse si dedicaran un poco de su atención en la solución.
Dios no quiere que vivas preocupado(a) o ansioso(a) por nada. Él sabe que la preocupación te roba la paz y la alegría.
Cuando hay estrés causado por las preocupaciones, este afecta todas las áreas de tu vida. Tal vez hayas escuchado el dicho “el estrés y las preocupaciones te van a enfermar”
!Y eso es real!, las preocupaciones y el estrés bajan tus niveles de defensas, colocan al cuerpo en un estado de alerta permanente afectando substancialmente la salud emocional y la salud física. Quien tiene preocupaciones duerme poco, porque “la mente no para de pensar” y se afecta su sueño.
Este análisis nos lleva a concluir que “no se gana nada con las preocupaciones”, pero si se pierde mucho, porque además los niveles de concentración se reducen, y espiritualmente, bajo esta condición, la persona se aleja de Dios.
Decide hoy para poner fin a la preocupación en tu vida. Has como David quien en el Salmo 94 verso 19, declaró que “Cuando en mí la angustia iba en aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría” (NVI)
Elija estar confiado(a), alimentando su mente con las promesas de Dios.
Confíe en que Dios le dará sabiduría y que en su corazón tendrá paz; así podrás tener la capacidad de avanzar hacia lo que Dios tiene reservado para ti.
Oro para que todas las preocupaciones que te tienen “ocupado(a) anticipadamente”, las coloques en las manos del Señor para que puedas tener la sabiduría divina y el favor de Dios para resolverlas.

Versículo: “Cuando en mí la angustia iba en aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría”. Salmos 94:19 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?