Cuando alguien quiere tener control sobre otra persona lo que hace es infundirle miedo.
Nuestro enemigo espiritual también usa el miedo como una de sus herramientas favoritas para evitar que avancemos en nuestras vidas.
Si alguien está cautivo del temor, entonces el enemigo está tranquilo; pero cuando tomamos la decisión de actuar en fe y de hacer lo que Dios nos está diciendo que hagamos, inmediatamente el enemigo traerá miedo; pondrá pensamientos en su mente… que son de dudas, incertidumbre, de incapacidad e incluso hasta de muerte… hablara a tu mente cosas tales como, “¿Y si no tengo la capacidad?; ¿qué pasa si me equivoco?; ¿qué dirán los demás?; ¿de dónde llegaran los recursos?… y muchos otros más”.
Este maligno querrá hacer todo lo posible para detenerte, usará el miedo para tratar de convencerte de que retrocedas o que te paralices.
La Palabra de Dios nos dice que, “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina” (2 Timoteo 1:7- NTV)
Aquí se enfatiza que el miedo es un espíritu y sabemos que éste afecta los pensamientos, las emociones y como consecuencia altera las decisiones que tomamos.
Pero el Señor nos dice que lo que Él nos ha dado es espíritu de poder amor y autodisciplina que es dominio propio. La vida espiritual que Dios nos da, también viene con la capacidad para enfrentar los miedos, por eso hoy te animo a no rendirte, a seguir adelante… porque si Dios lo dijo Él lo hace, aunque parezca imposible.
Toma tu lugar, entrona a Jesús en tu corazón y declara que nada ni nadie puede contra lo que Dios dispuso para tu vida.
Oro hoy por ti, para que los temores que el enemigo haya puesto en ti se desvanezcan y renueves tu fe, con la certeza de que Dios está de tu lado.
Versículo: “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina” (2 Timoteo 1:7- NTV)
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?