¿Quién es tu orientador, tu consejero o tu entrenador cuando necesitas ayuda; o cuando no tienes respuesta a preguntas claves?, ¿es a Dios a quien primero le consultas?

Si no lo es, entonces te invito para que empieces a considerarlo como tu primera y mejor opción.
De manera muy directa encontramos una respuesta en el libro del profeta Jeremías en el capítulo 33, verso 3, que dice así, “Clama a mí (a Dios), y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. (RVR60)
Es curioso, pero muchos de los creyentes no lo hacen… ¿saben que Dios es la respuesta a todas sus necesidades?; si; pero no es su primera opción cuando se trata de buscar ayuda. Quizás busquen a un familiar, a un amigo(a), o al pastor… pero no buscan al Señor primero.
Los seres humanos poseemos una mente natural y una mente espiritual; la mente natural está conectada con las cosas de aquí de la tierra y la mente espiritual (cuando estamos en Jesús) está conectada con las cosas de Dios ¿Cuál sabiduría buscas la humana o la de Dios?.
Ten en cuenta esto, serás lo suficientemente maduro(a) en tu fe en Jesús cuando no corras para que alguien más te aconseje cada vez que necesites una respuesta a tu situación o un consejo ante el reto que estés enfrentando; quiero aclarar que no hay nada de malo en buscar consejo de personas de Dios, sensatas y maduras; pero Dios va primero.
Si tu costumbre ha sido ir y buscar consejo y opinión de los demás; entonces cámbiala por un nuevo hábito, el cual será el mejor que puedas tomas, “busca a Dios primero” y deje que sea Dios el que determine cuál es la mejor forma de ayudarte, ya sea hablándote directamente, o por medio de Su Palabra, o por intermedio de otras personas.
Oremos para que este sea el nuevo habito de fe en tu vida.

Versículo: “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. Jeremías 33:3 (RVR60)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?