Buen Dia – El otro ángulo de la dificultad


Cuando todas las necesidades están resueltas; cuando hay prosperidad financiera, muchos tienen la tendencia a convertirse en personas orgullosas y autosuficientes.
Es fácil creer que no se necesita a Dios cuando “las cosas básicas” están totalmente resueltas, es decir, cuando, por ejemplo; “se tiene un buen ingreso económico, las inversiones están produciendo buen rendimiento, la carrera o el negocio prosperan, en el hogar las cosas están marchando de manera regular, estamos saludables y vivimos en un lugar donde no hay faltantes”.
Pero cuando algo inesperado ocurre, ya sea un desastre natural, un problema económico, los negocios se frenan, llega una enfermedad… entonces se vuelven a Dios y recuerdan qué es lo verdaderamente importante. Quizás algunos necesiten pasar por momentos de dificultad para acordarse de Dios.
Creo que Dios permite el dolor para no olvidarnos de Él en tiempos de abundancia.
Hay un momento descrito en la Biblia, cuando los israelitas estaban a punto de entrar en la tierra prometida, que el Señor previene al pueblo de Israel de no olvidarse de Él, y les dijo, “El Señor tu Dios te hará entrar en la tierra que les juró a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob. Es una tierra con ciudades grandes y prósperas que tú no edificaste, con casas llenas de toda clase de bienes que tú no acumulaste, con cisternas que no cavaste, y con viñas y olivares que no plantaste. Cuando comas de ellas y te sacies, cuídate de no olvidarte del Señor, que te sacó de Egipto, la tierra donde viviste en esclavitud” (Deuteronomio 6:10-12 -NVI).

Habían pasado por necesidades, habían estado en el desierto y ahora iban a entrar en un lugar de privilegio, hermoso, lleno de la provisión que ellos anhelaban, iban a quedar atrás los tiempos de comer “maná” y de dejar de caminar por la arena. En la travesía habían visto el favor de Dios con “nubes de día” para protegerlos del sol y con “fuego en la noche” para poder ver el camino por donde iban. En esos tiempos dependían completamente del Señor; pero al entrar al nuevo territorio el Señor les pide – antes de que ellos cayeran en el error; que no se olvidaran de Él.
Los retos, los desastres y las dificultades en la vida nos mantienen cerca de Dios, nos invitan a orar y a actuar en obediencia; ahora que todo está “resuelto” es cuando debes buscar de Dios, de Su guía, protección, amor y cuidado, para que se mantenga humilde tu corazón y puedas estar siempre cerca de Él.
Oro para que; no sólo en los momentos de dificultad, sino en todo momento tu estés cerca de Dios.

Versículo: “… cuídate de no olvidarte del Señor” Deuteronomio 6:12 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com