De alguna forma todos hemos visto el poder de la unidad, tal vez en un pequeño grupo de niños que se unen a jugar y vencer a otro equipo; o cuando en el trabajo los colaboradores de la empresa se unen para sacar adelante un proyecto o una producción especial… pudiéramos hacer una larga lista.
Dios quiere lo mismo, es decir, que el Poder de la unidad de gente se manifieste en el fortalecimiento de Su obra en la tierra. En la Biblia encontramos una gran referencia en la carta del apóstol Pablo a los residentes de Éfeso, en el capítulo 4, expresa que “el poder de la gente es el plan de Dios para desarrollar Su familia”.
Y es que, Él le ha dado a cada creyente un “don especial” de su gracia que debe ser usado para un propósito específico; es así como en el verso 16 podemos leer que, “Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión entre sí de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo va creciendo y edificándose en amor”. (DHH).
Nadie está excluido, todos tenemos una capacidad dada por nuestro creador y por lo tanto, debemos activarnos. Tu y yo tenemos una tarea que realizar el cuerpo de Cristo, especialmente en estos tiempos de “rumores de guerra” no puede haber espectadores.
Esto significa que, como somos uno, un cuerpo unido, entonces compartimos alegrías y tristezas, los logros y las cargas, nos alimentamos en fe y fortalecemos al que ha caído, levantamos al débil y oramos en fe para alcanzar a otros que no están conectados.
Nuestra oración de hoy es para que Dios te revele cuál es tu función activa en Su familia; por eso te invito para que te formules las siguientes preguntas, ¿estás activo o inactivo?, ¿conoces tus talentos y dones?, ¿necesitas ayuda para activarte?, ¿en qué áreas Dios te ha usado en el pasado que revelan el llamado que ha hecho a tu vida?… la reflexión final es esta, “al igual que todo aquel que se une en una misma visión y esfuerzo llegan lejos, tu y yo somos necesarios para que mutuamente lleguemos a donde Dios nos quiere llevar”
Versículo: “procuren mantener la unidad que proviene del Espíritu Santo, por medio de la paz que une a todos. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como Dios los ha llamado a una sola esperanza. Efesios 4:3-4 (DHH)
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?