Buen Dia – Libre de un corazón endurecido


Lo que ocurre en este quebrantado mundo puede endurecer fácilmente nuestros corazones e impedir que tanto la alegría como la paz se vean afectados y, que los milagros no sean percibidos como tal.
Tantas ocupaciones y distracciones impiden que podamos ver con claridad la obra que Dios está haciendo a nuestro alrededor.

En marcos 6:45-52, se relata el momento en el que Jesús alcanza a los discípulos en medio de una tormenta, pero caminando por encima del agua… dice el relato que ellos “se asustaron de ver a Jesús caminando sobre las aguas que pensaron que era un fantasma”.

Es así hoy en día, el Señor hace milagros, pero no los podemos ver con claridad porque las “tormentas” de la vida nos impiden ver al Señor obrando, el temor invade la mente y las emociones cerrando la capacidad de ver a Dios obrando.

Me impacta sobremanera que Jesús en el verso 52 les dice a sus discípulos que ellos “no entendieron el milagro de los panes porque su corazón estaba endurecido”. Es una realidad, el corazón frio, alejado de Dios y endurecido no podra jamás comprender la forma en la que el Señor obra, y menos reconocer los milagros cotidianos que Él realiza.

Te dejo esta advertencia… “Las tormentas y las estaciones de sequía en algún área de la vida son aprovechadas por el enemigo para alejarnos la mirada de Jesús y de todo lo que Él está haciendo en nuestras vidas”.

Debes abrir el corazón para no perder ni siquiera el más pequeño de los milagros, esto es, sensibilizarlo hacia las cosas espirituales, pero además debes mantener tus ojos puestos en Jesús… incluso aunque estés pasando por la más grande de las tormentas.
Cuando se quita la mirada de Jesús le das al enemigo la oportunidad de distraerte y de colocarte en una posición de desesperanza y endurecimiento.
Revisa el estado de tu corazón, mantén la mirada puesta en Jesús, recuerda los milagros que Él haya hecho, y percibe Su presencia, porque aun en los momentos más difíciles, Él está a tu lado.

Toma un momento y reflexiona sobre los milagros pasados que has recibido y de los que has sido testigo(a). Dale gracias al Señor por ellos y “abra sus ojos a los milagros que Dios podría realizar en el futuro”.

Versículo: “Estaban muy asustados, pero enseguida Jesús les dijo: «Tranquilos, no tengan miedo. Soy yo.»” Marcos 6:50 (TLA)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com