Buen Dia – Mirando el Corazón


Es real… ¡Nuestro comportamiento nace en nuestros corazones!. Lo que se ha sembrado en ti desde que naciste, es algo que está guardado en tu corazón. Allí están depositadas experiencias, conocimiento, educación, situación familiar, estilo de vida de los padres, etc. Debemos reconocer que mucho de eso que está allí guardado no es bueno y necesitamos cambiarlo, esto es, liberar de nosotros lo que nos daña la vida y afecta a la de los demás.
Es entonces, absolutamente necesario que pasemos tiempo en la Palabra de Dios todos los días. Es Su Palabra la que nos ayuda a corregir lo que no esté bien, además protegerá nuestros corazones de ser consumidos por la cultura actual.
Voltear nuestra vista y acercarnos a la Palabra de Dios para vivirla es la única manera en que podemos obtener una perspectiva que equilibre adecuadamente las presiones y preocupaciones en la vida. La perspectiva bíblica impactará tanto lo que hacemos, como lo que no hacemos en este mundo.
Lo que Dios hace lo hace por procesos, especialmente el cambio en el corazón. Cuando recibimos a Jesús, empezamos a vivir con Él en nuestro ser, pero la transformación verdadera conlleva tiempo y solo se logra si nos conectamos y meditamos diariamente en la Palabra de Dios.
La manera en la que “invertimos en el reino de Dios” está realmente conectada con el tiempo de lectura y meditación Su Palabra. La revelación que se recibe nos lleva a decidir sobre la manera en la que invertiremos tanto nuestro tiempo, como los talentos y tesoros que tengamos.
Cuanto más tiempo pasamos en la Palabra de Dios, más nos damos cuenta de que invertir en el Reino de Dios es una alta prioridad en nuestras vidas.
Tus deseos personales cambiarán; aprenderás a aceptar -con amor y fortaleza, los tiempos difíciles; pero también se alegrará tu corazón cuando cumplas con lo que el Señor te ha dado como propósito de existencia.
Un consejo sabio… ¡Alimenta tu corazón con la Palabra de Dios!.
Te dejo esta reflexión para que pienses unos momentos en ella, “Manejar lo temporal y lo eterno puede ser difícil; por lo tanto, necesitamos discernimiento, el cual proviene de la sabiduría adquirida en la Palabra de Dios. Es esto un gran desafío que a su vez es altamente productivo, el cual te llevará a decidir correctamente sobre el manejo de tu tiempo, tu talento y los tesoros que el Señor te haya entregado. Cuando nos enfocamos en los objetivos de Dios, es asombroso ver cómo el Espíritu Santo nos moldea para ajustarnos a los propósitos divinos y no a nuestros propios deseos”
¿Qué hay en tu corazón? ¿Estás impactando la vida de otras personas? ¿Te acuerdas de los demás para hablarles de Dios, o es algo que no pasa por tu “ocupada mente”? ¿Cuál es tu parámetro para decidir sobre el uso de tu tiempo, talento y tesoros?
Oro para que la reflexión de hoy produzca en ti el tomar decisiones transcendentes en lo personal y en tu relación con Dios.
Versículo: “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida”. Proverbios 4:23 (NVI)
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com