¡Nunca es tarde para comenzar o para continuar lo que se ha abandonado!
Uno de los recuerdos que tengo de mi infancia es que mi padre, cuando los muebles de la casa se hacían viejos, los llevaba a un taller de restauración, en ese lugar, lijaban la pintura, quitaban los forros de las sillas, cambiaban la espuma y luego, colocaban telas nuevas, espuma nueva y pintura nueva… al final, aunque eran los mismos viejos muebles, estaban renovados… y la frase que ellos, mis padres usaban era “todavía tienen muchos años útiles, con los cambios quedaron como nuevos”.
Dios es igual con nosotros, Él es restaurador, renovador y re-activador de vidas apagadas. Estoy seguro de que podemos ver a nuestro alrededor a personas que puedan estar como los viejos muebles de mi casa paterna, es decir, que hoy se encuentran maltratadas y magulladas… además que puedan estar sintiendo que sus vidas no valen la pena, y así, se pasan la vida resignados a vivir sin propósito.
Pero ese no es el plan de Dios, Él quiere ver hombres y mujeres que se levantan y que están dispuestas a dejar que “Jesús… el experto en renovación de vidas”, sea quien, con Su amor transforme corazones apagados y tristes en corazones que palpitan de gozo, que estén llenos de vida abundante.
Ahora… tu y yo somos “agentes de Dios” para ayudar a levantar al caído, al débil, al que tiene dolencias y al que se siente solo y abandonado, para que conozcan y experimenten la renovación y la restauración que el Señor hace.
Nuestro Padre celestial desea que todos nosotros nos involucremos en el “tema de la restauración y renovación”. Nuestro trabajo, como hombres y mujeres de fe, ya restaurados y puestos en lugares de privilegio; consiste en encontrar a esas personas quebrantadas, quienes necesitan una segunda oportunidad, que están, desesperadamente esperando que alguien como tu aparezca en sus vidas, que les ayude a levantarse a renovarse y a encontrarle propósito a su existencia.
La meta es “ayudarles para que sus vidas y prioridades estén alineadas con la voluntad de Dios y que tengan a las Sagradas Escrituras como su manual de vida”. Porque, una vez que ellos hayan conocido la verdad, el Señor hará el trabajo de renovarlos para que sean realmente “nuevas criaturas” … porque, tal y como comenzamos… ¡Nunca es tarde para comenzar o para continuar lo que se ha abandonado!

Versículo “Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón”. Jeremías 29:13 (NVI).

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?