Las noticias nos dejan saber que hay personas que están atentando contra otros en circunstancias sin sentido, hoy es un congresista y otras personas que estaban viendo un entrenamiento deportivo; mañana son maestros de escuelas, después son inocentes personas presenciando una carrera deportiva… hay violencia familiar, hombres golpeando a sus esposas, mujeres manipuladoras con espíritu de división que atentan contra la familia… y lamentablemente la lista no termina.
Esto nos sirve para reflexionar el por qué un ser humano dispara un arma contra sus semejantes sin ningún motivo;
Tenemos que decir que la sociedad esta desquebrajada, que los valores cristianos no están siendo la fuente de inspiración para las personas, que los desórdenes familiares están llevando a la destrucción de los hogares, que el orden dado por Dios para el funcionamiento del hogar no está siendo aplicado; que no hay enseñanza cristiana en las escuelas porque se ha sacado a la Biblia de estos lugares y los chicos se educan en las escuelas públicas sin conocerla.
La respuesta a todo esto es regresar el corazón a Dios; es tener a Jesús en nuestro corazón como el salvador, porque Él es la respuesta para todas las situaciones, en todas las circunstancias.
Debemos regresar el evangelio a las familias, a las escuelas, al gobierno, a los negocios. La ética y los más altos valores humanos dados por la Palabra de Dios deben ser el fundamento de la vida en todos los ámbitos.
Te invito para que seamos parte de la solución, acerquémonos a Dios, compartamos la Palabra de Dios con los demás, defendamos las familias a la manera de Dios, trabajamos para construir escuelas que se nutran de la Biblia, donde se ore y se predique sobre la justicia y la verdad del Señor.
Que seamos verdaderos agentes de cambio para la sociedad, ¿cómo?, sencillo, empieza contigo, acércate a Dios, ten intimidad con Él y búscale con todo el corazón… así cambiarás para cambiar el mundo a tu alrededor.
Oremos por las víctimas de la violencia en todo el mundo, oremos por la salud de aquellos que han sido atacados, oremos por la recuperación de los valores de la Palabra de Dios para la sociedad, pero oremos para que haya acción y nos levantemos para ser verdaderos abanderados del evangelio dando a conocer a Jesús a los demás.
Versículo: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que estos”. Marcos 12:30-31
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?