Cuando tenemos muchas responsabilidades por cumplir y muchas tareas incompletas llegamos a pensar que será imposible ponerse al día.
Pero todo esto es cuestión de ofrecer una “segunda mirada” para reorganizarse.
Creo que esto pasa porque algunas personas mentalmente ven sus tareas inacabadas como compromisos gigantes. Pero, si tan solo le dedicaran tiempo y dedicación a ponerse al día, llegarían a la conclusión de que finalmente no fue tan difícil.
Una mirada negativa de la vida puede derivar en una posición negativa frente a los retos.
Los pensamientos cuando no son de Dios, traen temor, angustia y sobre todo frustración; cuando una persona se empeña en ver solo lo negativo entonces todo su entorno se vuelve negativo; hasta las más pequeñas cosas las verá con la mirada de la incapacidad y del temor.
En 1 Pedro 1:13 encontramos este verso que dice, “Por lo tanto, preparen su mente para la acción, estén atentos y pongan toda su esperanza en la gracia, que recibirán, cuando Jesucristo sea manifestado”. (RVC)
¡Tu mente es maravillosa! Con ella puedes memorizar poderosos pasajes de las Escrituras, que pueden afianzarte en tu vida diaria. Puedes meditar en la Palabra de Dios descubriendo Sus magníficas verdades. Gracias a la capacidad mental, puedes discernir entre lo verdadero, y lo falso; así como también, puedes recordar las bendiciones pasadas de Dios.
Por lo tanto, no permitas que tu mente te gobierne. Cuando los pensamientos de insuficiencia, temor, incompetencia, menosprecio o duda llenen tu cabeza, detente y recuerda que la gracia de Dios es suficiente para superar todas tus debilidades. Simplemente adquiere el hábito de terminar lo que comienzas, y cuando estés alcanzado(a), no esperes a que las cosas se acumulen más, haz una pausa, reorganízate y actúa para poner al día lo que quedó sin hacer de ayer… luego acostúmbrate a hacer las cosas una a la vez y coloca tu pensamiento en la bondad y en el favor de Dios, Él te dará la gracia, inteligencia y capacidad para avanzar.
Oro para que puedas poner al día todos tus asuntos, colocando tu mente en la capacidad que viene de Dios para actuar. Lo declaro en el nombre de Jesús. Amen
Versículo: “Por lo tanto, preparen su mente para la acción, estén atentos y pongan toda su esperanza en la gracia que recibirán cuando Jesucristo sea manifestado”. 1 Pedro 1:13 (RVC)

¿Qué opinas acerca de esta publicación?