Hay quienes tiene el deseo de saberlo todo, es decir, tener una respuesta para todas las cosas y encontrarle justificación a todo lo que ocurre… te pregunto ¿eres de este tipo de personas, de las que necesitan respuestas lógicas y comprobables para todo?; ¿le molesta profundamente no saber el por qué pasa lo que pasa?
Es importante comenzar diciendo que “no tenemos respuestas para gran parte de lo que sucede en el mundo” y ésta que es la completa realidad.
Por ejemplo; que un hombre irrumpa en una iglesia de un pequeño pueblo y dispare indiscriminadamente contra los feligreses, sin un rasgo de temor, ni de dudas; movido quizás por emocionalidades o por desequilibrios mentales, es algo que definitivamente no tiene una explicación humana. Muchos se preguntan hoy ¿Por qué a los miembros de una iglesia?; ¿Por qué si la mayoría eran niños?… esto es tan difícil de responder como el ¿por qué unas familias experimentan grandes dificultades personales y otras no?; o ¿Por qué la humanidad no se conduele con aquellos que tienen hambre y que quizás no han comido nada en todo el día?… en fin, la lista es muy larga y realmente podríamos perder la fe y la compostura si seguimos haciéndonos esa clase de preguntas.
Salomón un hombre que le pidió a Dios sabiduría más que otra cosa, y que la recibió, dijo en el libro de Eclesiastés capitulo nueve, verso once “Me fijé que en esta vida la carrera no la ganan los más veloces, ni ganan la batalla los más valientes; que tampoco los sabios tienen qué comer, ni los inteligentes abundan en dinero, ni los instruidos gozan de simpatía, sino que a todos les llegan buenos y malos tiempos”. (NVI)
Las respuestas completas a todo lo que ocurre las recibiremos en el cielo, mientras tanto y con el conocimiento de que habitamos en un mundo caído y dominado por el pecado, podemos decir; tal y como lo dijo Salomón “a todos les llegan los buenos y los malos tiempos”. Todo tiene un tiempo en la tierra; por eso es clave para vivir en este mundo el tener claro que “nadie sabe cuándo será su hora”; tal y como ocurre con el conejo que cae en la trampa o el pez que queda atrapado en una red; solo podemos vivir para cumplir el propósito de nuestra existencia, el que Dios ha declarado y establecido sobre cada uno de nosotros; debemos buscar hacer de este mundo un mejor lugar para vivir, para nosotros, los demás, nuestros hijos y nietos, ¡y no cesar de trabajar para llegar a ésta meta!.
Es por eso por lo que te invito para que aprendas a vivir con preguntas que no van a tener respuestas; pero con la fe puesta en el Señor, con el entusiasmo y la convicción de que tu día será altamente productivo y que te comprometerás a aportar tu “grano” de bondad, amor, paz y fe sabiendo que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta.
Oro para que sueltes tus cargas emocionales por la falta de respuesta a lo que pasa en el mundo y a tu alrededor y que te afirmes en el Señor en fe para que tengas la fuerzas y el enfoque para avanzar en el propósito de vida.

Versículo: “…a todos les llegan buenos y malos tiempos”. Eclesiastés 9:11 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

¿Qué opinas acerca de esta publicación?