Cada cosa buena

SALMO 34:8-10 “Prueben y vean que el SEÑOR es bueno; dichosos los que en él se refugian. […] Teman al SEÑOR, pues nada les falta a los que le temen. […] a los que buscan al SEÑOR nada les falta.“ (NVI)

A lo largo de los años, mi vecindario se convirtió en el hogar de una población bastante numerosa de gatos callejeros. Varios de los miembros de la comunidad les dejamos agua fresca y comida todos los días, de modo que estén bien alimentados y no rompan las bolsas de basura buscando alimento.

La tarea funciona, con excepción de un gato que llamamos Smokey. A pesar de que lo he visto comer varias veces de los tantos recipientes de comida, sigue rompiendo las bolsas de basura y bebiendo agua sucia de canaletas y charcos.

Un día, totalmente frustrada, lo sorprendí dándose un festín en el bote de basura de un vecino. «¡SMOKEY!», le grité «¿Por qué estás revolviendo la basura cuando tienes a mano algo mucho mejor?». Poco después reflexioné en cuántas veces DIOS me habrá formulado la misma pregunta.

DIOS tiene tantas cosas buenas para ofrecernos, ¡lo mejor que hay! En el Salmo 34:8, somos invitados a «probar y ver que el SEÑOR es bueno». A pesar de ésto, por varias razones seguimos buscando entre la basura de la vida.

Tal vez sea tiempo de dejar la basura en su lugar y acercarnos con alegría a la mesa que DIOS ha preparado con todas las cosas buenas para nosotros.

OREMOS: DIOS de toda buena dádiva, ayúdanos a recibir gozosos cada cosa buena que tienes preparada para nosotros. En el nombre de Cristo, amén.

Sra. Pam Manners (Nueva Jersey, EE.UU.) – El Aposento Alto

Salmos 34:4-10 (NVI)

Dálet 4 Busqué al SEÑOR, y él me respondió; me libró de todos mis temores.

He 5 Radiantes están los que a él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza.

Zayin 6 Este pobre clamó, y el SEÑOR le oyó y lo libró de todas sus angustias.

Jet 7 El ángel del SEÑOR acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos.

Tet 8 Prueben y vean que el SEÑOR es bueno; dichosos los que en él se refugian.

Yod 9 Teman al SEÑOR, ustedes sus santos, pues nada les falta a los que le temen.

Caf 10 Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al SEÑOR nada les falta.