No olvides darle a:

Dar Gracias Al Señor

Nos acercamos a la temporada de Acción de Gracias donde la mayoría de personas en los Estados Unidos y algunos países, celebran esta fiesta con reuniones familiares en sus hogares donde preparan un banquete.

En muchas casas es común ofrecer una oración para dar las gracias a Dios. Pienso que debemos dar las gracias a Dios en todo tiempo, o sea no tenemos que esperar el día de Acción de Gracias para darle las gracias a Dios.

Todos los días son días de dar gracias a Dios, por todo lo que Él hace en nuestras vidas. Debemos ser agradecidos de Dios por todo lo que Él nos ha librado, en todo el trayecto de nuestro existir.

Cada día nos enfrentamos a un gigante que solo la mano de Dios es la que nos libra para salir victoriosos. No te sorprendas por las pruebas que pase a diario; es necesario que pasemos por ellas, es ahí donde más debemos darle las gracias aunque suene difícil de hacerlo.

Antes de pelear y cuestionar a Dios démosle gracias y gloria. Él se encargará de darnos un espíritu de poder y gozo para poder resistir y así poder ver un nuevo amanecer, pues sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28). Somos llamados para darle las gracias a Dios. Gracias Señor por los éxitos y los fracasos; porque de ellos he aprendido para bien. Gracias Señor porque me libraste de todos mis temores, no tengo que andar en temor, porque tu diestra me sostiene.

Señor, gracias por restaurarme y por romper todas mis cadenas; gracias Señor porque soy libre. Gracias por los propósitos que Tú tiene para mí. Señor gracias por mantenerme humilde. Señor por siempre te alabaré y glorificaré tu nombre; Tú eres mi Padre y yo soy tu hija (o). Gracias Señor porque sé que tengo un Padre que nunca me dejará huérfana (o).

Padre gracias porque somos tu pueblo y ovejas de tu prado. Gracias por el sacrificio que Tú hiciste por todos nosotros; oh Dios eterno, fuerte y misericordioso. Señor gracias porque cuando andaba perdida (o), llegaste Tú a mi encuentro. Gracias Padre celestial por el rescate que hiciste por mí cuando andaba perdida (o) en la oscuridad. Ayúdame a obedecerte cada día, recordando siempre lo que hiciste en la Cruz del calvario.

Gracias Padre celestial por todas las cosas que Tú ha hecho y hará en mi vida. Revélame el plan que Tú tiene para mí en este día y dame las fuerzas para obedecer lo que Tú tiene para mí. Gracias por Tú cobertura y por tu favor. Gracias Dios por mi familia y por el cuidado que solo Tú puede dar. Señor perdóname de todos mis pecados y ayúdame a caminar de acuerdo al propósito que Tú tiene para mi vida. Señor Jesucristo, no me canso de darte las gracias por todo lo que Tú ha realizado en mi vida.

Señor gracias por tu misericordia y amor, gracias por ser mi Alto Refugio en tiempo de la aflicción. Señor Jesús, gracias por cambiar mi lamento en baile. Gracias porque mi alma se regocija de alegría en tu presencia. Gracias por tu provisión, por el poder de sanidad y por tu cuidado. Jehová Dios mío, a Ti clamé, y me sanaste. Gracias Señor porque hoy puedo cantar alegremente y poder contar tus maravillas. “Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones” (Salmos 100).

Fuente: http://www.ministeriosdesanidad.org


      

Dejanos tus comentarios