El ateo y la naranja

Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio, y después de haber finalizado su discurso, invitó a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma. Después de unos momentos un hombre que había sido bien conocido en la localidad por su afición a las bebidas embriagantes, pero que había sido salvo recientemente, aceptó la invitación, y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente.

El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; pero el hombre continuó imperturbable pelando la naranja, al término de lo cual, se la comió. Cuando terminó de comérsela se volvió al conferencista y le preguntó:

—¿Estaba dulce o agria?

—No me pregunte tonterías— respondió el orador con señales evidentes de enojo—. ¿Cómo puedo saber el gusto si no la he probado?

El borracho convertido respondió entonces:

—Y ¿Cómo puede usted saber algo de Cristo si nunca lo ha probado?

Comenta acerca de esta publicacion

Publicador en El Versículo del día. Compartiendo siempre las buenas nuevas de salvación. El Señor Jesucristo nos ordeno: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15

PUBLICACIONES SIMILARES

0 100
  • regla caridad bell perdomo

    Amen