No hay nada que Dios no esté dispuesto a hacer por una persona que vea la visión que él tiene.

No hay nada que Dios no esté dispuesto
a hacer por una persona que vea
la visión que él tiene.

Ella busca la lana y el lino, y trabaja
 gustosamente con sus manos.
Prov. 31