Podemos ser anónimos a los
 ojos del mundo, pero Jesus conoce
 quienes somos y donde estamos.

Mis ovejas oyen mi voz,
yo las conozco y me siguen.
Juan 10:27

¿Qué opinas acerca de esta publicación?