Como cristianos, no debemos quejarnos ni
 lamentarnos  por la situación en la que nos
encontramos.   Siempre debemos confiar y
 estar expectantes (atentos)  de las
 obras que Dios hará. El que lo hizo
 ayer lo hará hoy también.
< Ten Fe! >

Aunque la higuera no florezca ni en las vides haya frutos,
 aunque falte el producto del olivo y los labrados no den
 mantenimiento, aunque las ovejas sean quitadas de la
majada y no haya vacas en los corrales, con todo,
yo me alegraré en Jehová, me gozaré en el
Dios de mi salvación.
Habacuc 3:17-18

 

¿Qué opinas acerca de esta publicación?