Gracia inesperada

Gracia inesperada

Leer: Hechos 9:1-19
La Biblia en un año: Daniel 8–10; 3 Juan

… un varón llamado Ananías, […] le pone las manos encima para que recobre la vista (v. 12).

Fue un sábado por la mañana temprano, cuando era jovencito. Estaba ansioso por llegar a mi trabajo en un local de juego de bolos. La noche anterior, el encargado de la limpieza había avisado que estaba enfermo; entonces, me quedé a limpiar los pisos. No le dije nada al jefe, ya que quería sorprenderlo. Y pensé: No va a pasar nada.

Pasó de todo…

Al entrar, había agua estancada por todos lados, y flotaban bolos, rollos de papel higiénico y cajas con papel para anotar puntajes. Entonces, me di cuenta de lo que había hecho: ¡Había dejado un grifo abierto toda la noche! Lo increíble fue que mi jefe me recibió con un enorme abrazo y una gran sonrisa. «Por intentarlo», me dijo.

Saulo perseguía a los cristianos (Hechos 9:1-2) cuando se enfrentó cara a cara con Jesús en el camino a Damasco (vv. 3-4). El Señor lo confrontó con su pecado. Cegado por lo sucedido, Saulo necesitó que un cristiano, Ananías, le restaurara la vista, en un acto de valentía y gracia (v. 17).

Tanto Saulo como yo recibimos una gracia inesperada.

La mayoría de las personas saben que no están bien, y lo que necesitan es esperanza, no un sermón. Muecas o palabras ásperas pueden impedir que vean esa esperanza. Como Ananías, o incluso mi jefe, los creyentes debemos mostrar gracia al interactuar con los demás. — Randy Kilgore

Inline image 1

Señor, ayúdame a ser bondadoso.

Nuestras obras de gracia pueden ayudar a otros a llegar a la presencia del Señor.


Por: Nuestro Pan Diario