perdonPREGUNTA:

Soy cristiana y amo al Señor Nuestro Dios. A lo largo de mi vida he aprendido a perdonar, hoy yo me pregunto, que para perdonar se necesitan dos personas, la que pide el perdón y quien lo da. Pero qué hacemos con las personas que a cada momento te ofende, y ni siquiera tienen la delicadeza de pedirte perdón. El Padre Nuestro dice: perdónanos nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.  Lo triste es que esa persona es muy cerca de uno. Por favor, conteste mi pregunta, estoy en lo cierto o no. Gracias, con amor en Cristo.

RESPUESTA DE EVD:

Estimada hermana, esta es una duda que muchos cristianos tienen. Estamos rodeados de personas y somos todos tan diferentes que siempre estamos expuestos a ofender y a ser ofendidos en algún momento.

Para contestar su primera duda sobre que hacen falta dos personas para perdonar, nuestra respuesta es “no”. Ciertamente lo ideal es que estén ambas y que uno pida perdón y el otro lo acepte; sin embargo no siempre es así. La práctica del perdón es una terapia liberadora para quien lo pide o lo da, y no depende de que la otra persona lo acepte. Hay situaciones en que usted puede pedir perdón o perdonar a una persona que haya fallecido y si usted saca ese sentimiento y pide perdón o perdona aunque la persona este muerta usted sentirá liberación en su alma; pues la falta de perdón es como llevar sobre nuestros hombros todo el tiempo una pesada bolsa de patatas podridas.

Su segunda pregunta es ¿qué hacer con una persona que constantemente le ofende? Le respondemos con un simple y poderoso texto de la biblia:

Mateo 18:21-22

“Entonces Pedro, acercándose a él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.”

Imagine que usted es Pedro y que le hizo esta pregunta a Jesús. Suponemos que ya quedó contestada su pregunta ¿verdad?

El efecto del perdón está muy atado a la oración del Padre nuestro, que dice: “Señor, perdona nuestras ofendas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, si usted no perdona entonces ¿que usted le está pidiendo a Dios? Le está diciendo: “no me perdones mis ofensas porque yo no he perdonado a quien me ofendió”; imagine su vida de cristiana sin el perdón de Dios a todos sus pecados.

También debemos recordar que el perdonar no se hace por sentirlo o no, es un mandato divino y hay que hacerlo nos guste o no, queramos o no. “Si me amas cumple mis mandamientos” dice la palabra en Juan 14:15

Siga perdonando, porque nosotros somos imitadores de Cristo, y él siempre nos perdona, todas las veces que sea necesario y más. No se preocupe si esa persona que está cerca de usted sigue ofendiéndole, un día esa persona será confrontada por esa manera de usted reaccionar (perdonándole siempre) y se preguntará como usted le perdona una y otra vez cada ofensa; y posiblemente ese sea el camino que el Señor usará para llevarlo a los pies de Cristo.

Perdone y procure hacerlo desde lo profundo de su ser con honestidad. Cada vez que usted perdona se libera de la furia o ira, esto mantendrá su corazón y su alma saludables, además que no se obstruirá su comunión con nuestro amado Señor.

Le recomendamos leer y meditar todo el texto de Mateo 18:21-35.

Esperamos que nuestra respuesta haya contestado su pregunta.

 

Dios le bendiga y le guarde.
El equipo: El versículo del día

www.elversiculodeldia.com

Importante:

*Datos personales han sido omitidos para asegurar la confidencialidad de esta publicación.

¿Qué opinas acerca de esta publicación?

No hay comentarios

Dejar respuesta