Hacer el bien sin desmayar. 
No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Gálatas 6: 9
El cansancio, muchas veces, es un estado emocional que sucede cuando no somos recompensados por las obras que hemos hecho. El hombre busca ser visto, aplaudido, reconocido y admirado por lo que hace. Cuando esto no sucede viene la desilusión, se desmotiva y el deseo que tenía al principio se va.
Todo lo que hagamos debe ser para agradar a Dios, no a los hombres. Es necesario que reconozcamos nuestras intenciones y, de no ser las correctas, debemos cambiar. Porque el que siembra para la carne segará para la carne, pero el que siembra para el espíritu segará para el espíritu.
Como hijos de Dios siempre debemos hacer el bien sin desmayar, no mirando lo externo sino lo interno, porque a su tiempo cosecharemos en abundancia todo el bien que sembramos. 
 
Pastora Montserrat Bogaert 

Carlos M. Thompson R.

¿Qué opinas acerca de esta publicación?