Vivimos tiempos de crisis; pero Dios no está en crisis. Aunque la crisis sea grande mi Dios es más grande que la crisis; confiaré siempre en Él. Mi fe puede ser como un granito de mostaza, pero su poder es mayor que cualquier crisis. Lo importante es tener a Jesucristo como salvador y vivir para Él. ¡Confía! (Jorge L. Cintrón)

¿Qué opinas acerca de esta publicación?