Dios es amor, pero el amor no es tolerancia al pecado. Yo no determino lo que es pecado. El discernimiento espiritual y no la “sabiduría humana” es lo que marca el camino por donde uno debe andar. La Palabra de Dios es la que guía mis pasos. (Jorge L. Cintrón)