Mis acciones y palabras glorificarán siempre a Dios si mi mente y mi corazón están de acuerdo a la voluntad divina. Si pienso, siento y actúo en armonía con Dios mi vida estará sometida a Él. (Jorge L Cintrón)

No hay comentarios

Dejar respuesta