hija matrimonio

Pregunta o Petición:

Gracias por cada día, por sus mensajes.  No sé si su iglesia está en Estados Unidos o en otro lugar pero me siento parte de ella a través de sus mensajes.

Deseo solicitarle de manera especial por un esposo para mis hijas, ambas de diferentes edades.  La primera es una mujer de 32 años, aun soltera; pero de gran corazón. El año pasado inició trámites para la adopción de una bebé.  Ella dice que no se va a casar ya.  Pero yo no quiero verla sola, criando una niña que crezca sin papá.  ¿Puedo pedir por un esposo para ella, por favor?

Mi otra hija es aun pequeña, solo tiene 13 años de edad y estudia la secundaria; pero quiero poner en el cielo su nombre y que cuando sea el tiempo de Dios, traer a su vida un hombre que la ame con todo su corazón.  Quiero que experimente primero servir a Dios y luego cuando haya sido esto, encuentre a un hombre temeroso de Dios y dulce como ella.

Bendiciones

 

Respuesta de EVD:

Gracias por hacernos llegar su inquietud y petición. Es el sueño de los padres que sus hijos puedan realizarse como personas y que por consiguiente se casen y tengan descendencia. Le exhortamos a seguir orando por sus hijas y para que Dios les provea de un buen matrimonio. Las oraciones de una madre siempre están delante del trono de Dios y nosotros uniremos esta petición a las oraciones de nuestro grupo de apoyo.

Sin embargo es importante que sus hijas tengan conocimiento de la palabra de Dios y que Dios tenga un lugar prioritario en sus respectivas vidas. Probablemente su oración sería más efectiva si comienza a orar para que sus hijas entreguen sus vidas a Cristo; pues cuando Cristo llega todo cambia; además la voluntad de Dios en las vidas de ellas siempre será perfecta.

 

Reflexione sobre el texto bíblico de Mateo 6:32-34: “Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas. Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas.”

En ocasiones creemos que no recibimos respuesta a nuestras oraciones porque Dios no nos escucha; pero realmente es que estamos pidiendo mal. De nada le servirá un matrimonio a sus hijas si en medio de ellos no está Jesús. Dedicar sus vidas a servir a Dios puede llevarlas por un sendero donde irán encontrando todo cuanto necesiten, incluyendo matrimonio e hijos. Si usted no tiene un esposo que tenga una representación paterna para sus hijas, entonces reconozca a Dios como su Padre y déjele ese lugar para que El decida sobre las vidas de sus hermosas hijas.

¡Dios no la defraudará! Tal vez hoy necesite cambiar su manera de orar y sus peticiones.

 

La sabiduría de Dios sea sobre su vida y su familia.

¿Qué opinas acerca de esta publicación?

No hay comentarios

Dejar respuesta