Las Huellas de Dios

Una noche un hombre tuvo un sueño; soñó que caminaba a lo largo de  la playa con el Señor. En el cielo, escenas de su vida se proyectaban rápidamente, y en cada escena notaba dos huellas de pies en la arena; una las de sus pies, y a su lado, la huella de los pies del Señor.

Cuando la última escena de su vida pasó ante él, miró atrás a las huellas en la arena y se fijó que muchas veces a lo largo del sendero de su vida solamente habia una huella y se dió cuenta que esto sucedía en los momentos más tristes y solitarios de su vida.

y le preguntó al Señor:

“Señor, tu me dijíste que una que vez hubiera decidido seguirte caminarías todo el camino conmigo.

¿Por qué en los momentos más difíciles de mi vida hay una sola huella en la arena?

¿Por qué, cuando más te he necesitado me dejaste solo?

Y el Señor le contestó:

Hijo mío, yo te amo, siempre te he amado y nunca te he dejado, en esos momentos de tu vida, cuando sólo has visto las huellas de unos pies es solamente porque yo te llevaba en mis brazos”.

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josue 1:9

Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmos 23:4

Enviado por: Liecel Franco


      

Dejanos tus comentarios