No olvides darle a:

Reflexiones – Mi carga es ligera en Cristo

«Llevad mi yugo sobre vosotros,  y aprended de mí,  que soy manso y humilde de corazón;  y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil,  y ligera mi carga. Mateo 11:29-30

Se cuenta que un hombre se encontró una vez a un chiquillo que llevaba a cuestas a otro aún más pequeño, que era cojo. «Esa es mucha carga para que tú la lleves,» le dijo el hombre. Y el chiquillo respondió: No es una carga, señor; es mi hermanito.»   Definitivamente Cristo nunca dijo que la vida cristiana sería algo fácil, pero en este pasaje de Mateo, el Señor quiere recalcar que al aceptarle como nuestro Salvador y al recibir Perdón por nuestros pecados, cualquier “Carga”, llámese problemas, tribulaciones, tentaciones, etc.  Es insignificante y “Ligera”, comparada con la esperanza de Vida Eterna que está en cada cristiano.

Pablo nos dice “que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” Estamos esperando a nuestro Señor confiados de que estamos peleando una batalla que ya ha sido ganada por El.  Alguien me dijo una vez que la vida cristiana no es una “Carrera de Velocidad”, sino más bien una “Carrera de Resistencia”.

Esta vida está llena de momentos difíciles y de momentos amargos, pero los que han aceptado a Cristo como Señor y Salvador pueden sobrepasar esos momentos con Gozo, confiados en que “Dios está en control  de todo”, no importa que tan oscuro y tenebroso se vea el camino, Cristo nos anima y nos ayuda aligerando nuestras cargas.

Podemos ir a Él todos los días, en todo tiempo, confesar nuestros pecados, depositar nuestros problemas, buscando ese segundo aire que solo nuestro Salvador Jesucristo puede brindarnos.  La carga que se impone con amor y se lleva con amor es siempre ligera.

Fuente:  CristianoSoy.com


      

Dejanos tus comentarios