La dádiva de Dios es vida eterna – Romanos 6:23