solteraLas solteras conforman una gran parte de la sociedad moderna. Todas hemos sido, y podríamos volver a ser, solteras. Para que tengamos una idea, de acuerdo al censo realizado en los Estados Unidos en el 2012, más del 44% de todas las ciudadanas estadounidenses por encima de los 18 años de edad son solteras. Con esta realidad en mente, aquí les presentamos 9 claves para las cristianas solteras, dadas por nueve autores diferentes:

1. La clave para experimentar contentamiento, una vida plena y abundante gozo siendo solteras, es descubrir y abrazar el plan y llamado de Dios a nuestras vidas.

Nancy Leigh DeMoss escribió acerca de esto en su libro Singled Out for Him (Soltera para Él):

“En la voluntad de Dios, la soltería es un regalo increíble, debe ser recibida con gratitud y usada para la gloria de Dios. . . A través de los años, me he dado cuenta que el contentamiento es una elección.”

“El verdadero gozo no es el resultado de tener todo lo que quiero, sino de recibir con un corazón agradecido todo lo que Dios me ha dado . . . El hecho es que, si no estamos contentas con lo que tenemos, nunca estaremos contentas con lo que pensamos que queremos”.

2.Dios quiere que yo modele femineidad, no importando mi estado civil, y que además aprenda habilidades para ministrar a otras hermanas.

En Single and Satisfied (Soltera y Satisfecha), Audrey Lee Sands escribió acerca de su llegada al campo misionero y cómo funcionar allí como mujer soltera. Ella descubrió que aunque debía estar bajo autoridad y ser una dama, también se esperaba que fuera más independiente y autosuficiente que las esposas que vivían en el campo misionero. Ella escribió:

“No tienes que ser masculina para saber cómo hacer algunas cosas. Ser femenina no significa que eres inútil y que te conviertas en una molestia para ti misma”.

3. Necesito ser radical acerca de no “despertar” el amor hasta el momento apropiado.

En su libro, Confessions of a Boy-Crazy Girl (Confesiones de una chica loca por los chicos), Paula Hendricks comparte cómo se volvió radical en enfrentar la tentación en su propia vida y luego ahora anima a las adolescentes a hacer lo mismo.

“Mientras tú y yo tenemos que esperar la tentación, ¡asegurémonos de no tener que alimentarla!”

4. Dios espera que yo mantenga pureza personal, sea que esté soltera, casada o viuda.solterabiblia

Joy Jacobs y Deborah Strubel en su libro titulado: Soltera, Completa y Santa:  Mujer Cristiana y Sexualidad, reconocen la lucha de las mujeres con sus emociones,  nos hablan de cómo la batalla por la pureza sexual “es una batalla de la mente”. A su vez, nos indican que  “nuestras elecciones de pensamiento determinan nuestras elecciones de sentimientos y de conducta”.

5.Mis deseos son un instrumento hacia mi santidad y mayor intimidad con el Dios que me ama.

En el poderoso libro: Thrive: The Single Life as God Intended (Crecimiento: la vida de soltería como Dios manda”, Lina Abujamra escribe:

“Tus deseos no tienen el propósito de derrotarte. Tus deseos son un regalo que Dios te ha dado para dirigirte a una mayor intimidad con Él. Tu proceso de santificación es el camino hacia una mayor intimidad con el Señor, y se evidencia  a través de una santidad cada vez mayor en tu vida.”

Las solteras más jóvenes, especialmente, podrían ver la santidad como arcaica o aburrida. Abujamra entiende ese punto:

“Ahora mismo, eres demasiado divertida para ser santa. La santidad tiene una mala reputación. ¿Quién, en su sano juicio, quiere ser santa? ¿No podríamos conformarnos con ser simplemente normales?

Sin embargo, ella asegura a las lectoras que la santidad, bien entendida, es el plan de Dios para cada cristiana soltera, y Su meta para ti, si quieres avanzar en tu caminar como creyente.

6. Abrazaré el poder e influencia de mi feminidad, no solamente en mi ministerio, sino especialmente en mis relaciones con los hombres.

En Answering the Guy Questions (Respondiendo preguntas de los hombres), Leslie Ludy escribe:

“Como mujeres, tenemos un poder mayor de lo que podemos imaginar sobre el curso de la masculinidad. Podemos utilizar nuestra femineidad para influir en los hombres hacia la fortaleza o debilidad”

7. No me conformaré con menos de lo mejor de Dios respecto a una posible pareja.

Renee Fisher escribió acerca de este principio en Not Another Dating Book (No es otro libro sobre citas). En el devocional titulado “Más”, ella les recuerda a las mujeres que esperar en Dios nunca es inútil. Esperar por Su mejor obra nunca es algo tonto. (Por otro lado, mientras estamos esperando y aprendiendo cómo reconocer lo que Dios quiere para nuestras vidas, también necesitamos recordar que todas somos carne frágil e imperfecta. El príncipe encantador y perfecto no existe. El único hombre perfecto fue Jesús. Confía en Dios en lugar de apoyarte en tu “propia prudencia”…”No seas sabio a tus propios ojos” Prov. 3 5-7.

8. No colocaré mi vida “en modo de espera” hasta que llegue un hombre para llenar mi vida. Mis necesidades más profundas, especialmente las de amor, sólo son satisfechas a medida que me enfoco en Jesucristo.

Lydia Brownback explora esta verdad en su libro: Fine China Is for Single Women Too (La porcelana china también es para las solteras). Ella nos dice:

“La vida no empieza cuando te casas. ¡Ésta es tu vida! Nunca encontrarás contentamiento en vivir para lo que esperas que pudiera ocurrir mañana”.

Brownback cita a Joshua Harris: “No hagas algo acerca de tu soltería; haz algo con ella.” La porcelana china no es solamente para las mujeres casadas, nos dice, como tampoco lo es, una vida llena de propósito. Cada mujer soltera puede buscar a Dios para conocer las contribuciones únicas que Él le ha ordenado hacer por el Reino y para servir a los demás.

“Si persigues activamente un enfoque centrado en Cristo, en todo lo que seas y hagas, descubrirás que tu corazón y tu mente son transformados para desearle a Él por encima de cualquier otra cosa”

9. ¡Voy a perderme en Aquél que más me ama!

En el libro Get Lost: Your Guide to Finding True Love (Piérdete: Tu guía para encontrar el Verdadero Amor), escrito por Dannah Gresh, ella le dice a las jóvenes que “se escondan de tal manera en Dios” que un chico tenga que buscar a Dios primero para encontrarlas. Gresh escribe:

“Mis deseos impíos comenzaron a desvanecerse, y me sometí a los deseos de Dios para mí. Fui capaz de tratar este tema de relaciones chico/chica con la increíble certeza y gozo de que el Dios del universo tenía un buen plan para mi, y yo necesitaba dejar de mezclarlo con los míos”.

Estas autoras tienen mucho más qué compartir de lo que publicado aquí. Si eres soltera, no estás sola, aunque a veces te sientas sola y confundida. Dios quiere atraerte a Su corazón para que te unas a la gran aventura que Él ha planeado para ti. Todo lo que Dios te pide es que seas una soltera enfocada en Él.

¿Cuáles de estas enseñanzas te ha impactado? ¿Qué te está enseñando Dios como cristiana soltera?

****************************************************************************

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones

 

¿Qué opinas acerca de esta publicación?