DEVOCIONAL 40 Días antes de la cruz – Día – 36

40 DIAS ANTES DE LA CRUZ DIA 36

Obedecer es respetar, acatar y cumplir la voluntad de una autoridad o de la persona que está a cargo. La obediencia es un acto voluntario que evidencia el tipo de personalidad que la persona tiene. Quien es obediente por amor es también una persona humilde.

Aunque también es posible obedecer por obligación, el problema con ésta manera de actuar es que sólo se actúa cuando “le ordenan” que lo haga. No nace de su corazón hacerlo, sino que lo que “hace” es porque le han dado una orden. Si se le pide que lo haga lo hará, pero si no se le pide ni se moverá. Hay otra forma de obediencia y es la que se da por miedo a la autoridad o a las posibles represalias o consecuencias, la cual es perjudicial porque crea inseguridades en la persona y le hacen ser una persona que responde solo por temor.

Cuando una persona no ha sido obediente requiere crear el hábito, por lo tanto el primer nivel será de obedecer por obligación, pero en la certeza de que lo hace por su propio bien. Es importante agregar que al ser puesta a prueba la obediencia, también es probado nuestro  carácter. Así, se aprende obediencia y se madura.
Dios quiere que seamos personas obedientes, por la revelación que recibimos de Su Palabra y por amor. Jesús fue obediente, hasta la muerte y muerte de cruz. (Filipenses 2:8); ésta obediencia nos enseña por el ejemplo el beneficio de acatar las instrucciones de Dios y además le dio la autoridad para pedirle a sus discípulos obediencia, cuando le dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”. Juan 14.15. Obedecemos a Dios porque le amamos.
La obediencia al Señor siempre traerá beneficios y bienestar para nosotros; al principio no lo comprenderemos, pero la recompensa es grande… quizás signifique sacrificios, porque es “ser el diferente en una sociedad indiferente a las cosas de Dios”.
Que tu respuesta a las peticiones del Señor sea: “Padre, porque te amo lo hago y sé que es para mi bien” ¿estás dispuesto(a) a hacerlo?

Versículo: “Jesús le respondió: «El que me ama, obedecerá mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y con él nos quedaremos a vivir”. Juan 14:23  (RVC)

Buen Día,
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here