DEVOCIONAL 40 Días antes de la cruz – Día – 38

40 DIAS ANTES DE LA CRUZ DIA 38

Hace muchos años pase una temporada de estudio en Manizales, una ciudad Colombiana ubicada en las montañas andinas a 2.146 mts. (7.040 pies) de altura, allí con cierta frecuencia la niebla cubre el suelo como si fuera un manto sobre toda la ciudad, recuerdo que a veces duraba varias horas tapando la entrada del sol. También disfruté muchas otras veces cuando el día estaba totalmente despejado; la vista era impresionantemente hermosa, a un lado el majestuoso volcán-nevado del Ruiz y por el otro lado la vista hacia abajo de la montaña que permitía avistar los pequeños pueblos y los paisajes multicolores.

Cada experiencia me permitía ver desde un punto de vista diferente; a veces cubierto y gris, y a veces totalmente despejado. Y es que la vida es así a veces; por tiempos las circunstancias parecen rodearnos con una neblina que en la que los rayos del sol difícilmente pueden pasar y otras en las que el resplandor del sol nos permite ver la vida con claridad.

Una cosa es real para todos, ya sea que el día este nublado o despejado siempre sabemos que allí está el sol alumbrando el día. Igual pasa en nuestra vida, independientemente de las situaciones que estemos viviendo, Dios siempre está allí para iluminar nuestra vida. En los momentos de dificultad o incertidumbre, podemos apartarnos orar y esperar porque en el momento correcto, la luz del Señor nos dé el calor y la visión necesaria para salir de la situación; es por esto que debemos tener clara la revelación de que “todo lo podemos en Cristo que nos fortalece” (Filipenses 4:13 – NVI)… porque se nos aviva la fe.

Medita un poco en esto… tanto en cada momento bueno como en el más difícil de su paso por la tierra Jesús confió plenamente en el Padre, estaba en la cruz, tenía su último aliento de vida natural, pero por encima del dolor y sufrimiento estuvo la confianza: “Entonces Jesús exclamó con fuerza: ¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!…” (Lucas 23:46 – NVI). Al igual, cuando nosotros aceptamos la ayuda del Señor y confiamos en Él, nos estamos elevando por encima de las circunstancias, sabiendo que en Él encontramos fortaleza y paz.

Versículo: “Invócame en el día de la angustia; yo te libraré y tú me honrarás”. Salmos 50:15 (NVI)

Buen Día,
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.