Buen Día – Hablando certeramente

HABLAR EN FE

¡De lo que sabemos y creemos, de eso hablamos!. Si conoces a un aficionado al fútbol el tema principal de conversación con esta persona será el fútbol; si conoces a un filósofo te hablara filosóficamente todo el tiempo, incluso si conoces a una persona vacía hablará de cosas banales carentes de profundidad… una vez más te digo “de lo que sabemos y creemos, de eso hablamos”. Esto me sirve para reflexionar sobre la oración, todos sabemos que la oración del justo es poderosa, pero al escuchar a algunas personas orar nos podemos dar cuenta de que sus oraciones están más llenas de dudas y temores que de fe y esperanza.
Si realmente no se conoce a Dios, si no tiene la confianza en Jesús y si no hay la certeza del poder en el Espíritu Santo, entonces no habrá oraciones en una fe real; porque no se puede hablar de los asuntos espirituales si no estamos seguros de lo que estamos hablando.
Dios el Padre quiere que tengamos una fe inquebrantable, que la expresemos por medio de su Hijo Jesucristo y que vivamos una relación estrecha en el Espíritu Santo.
Para conocer a Dios debes invertir tiempo; así como inviertes tiempo en tus hobbies favoritos; debes invertir tiempo en las cosas de Dios.
Para poder hablar de lo celestial con fe y con propiedad es necesario hacer una inmersión en ello. Creo que si profundizas más en tu relación con Dios tus oraciones serán poderosas para:

  • Orar con confianza, tal y como nos lo enseñó Jesús.
  • Orar en fe porque el Espíritu Santo te ha guiado en la oración correcta.
  • Orar en la Voluntad de Dios, porque al conocerla hay marcada una ruta de oración.
  • Orar con seguridad, porque sabes que Dios escucha tus oraciones.
  • Orar con la certeza de obtener la petición.

Invierte tiempo en leer la Palabra de Dios, en aprender versículos e interiorizarlos; si conoces en las cosas de Dios y las crees, entonces de eso empezarás a hablar.

Oremos: “Quiero conocerte más Señor, saber más de ti, elimino de mi vida toda duda y temor. Declaro que hablaré con certeza de tus asuntos porque te he conocido; que en mi en encuentro diario contigo avives mi corazón y mi fe, lo pido en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido”. 1 Juan 5:15 (NVI)

Buen Día,
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónVersículo del día – 1 Pedro 1:3 RV60
Siguiente PublicaciónElimina el orgullo

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com