Buen Día – Círculo de Bendición Compartida

CIRCULO DE BENDICION COMPARTIDA

He aprendido que la fidelidad es más importante que el valor económico de las cosas o de los servicios. Y me quiero explicar. Existen personas fieles a sus comunidades; como es el caso de la comunidad Judía; es normal que ellos prefieran comprar los productos y los servicios que son ofrecidos por otros miembros de su comunidad, ¿la razón… el precio?, no necesariamente, la verdad detrás de esta costumbre es la bendición, ellos creen que al comprar servicios y productos en sus comunidades están bendiciendo a sus semejantes y apoyando a los miembros de su sinagoga. ¡Es así una comunidad altamente bendecida!

Tenemos los cristianos mucho que aprender de esta costumbre, pues fuimos hechos para ser “un cuerpo que se vale por sí mismo”. Por lo tanto debemos aplicar este principio que crea lo que quiero llamar el “circulo de bendición compartida”: los creyentes deben comprometerse a ser de bendición para los demás. No solamente para orar por la necesidad de los demás (lo cual es muy importante), sino para poner en acción el principio de la bendición.
Si somos uno, lo que me debe guiar a mí no es el costo o el valor de las cosas sino la bendición que recibe el hermano y que recibo yo por formar parte del ciclo de bendición.
Por otra parte quien ofrece el producto o servicio debe prestarlo en excelencia, es decir, buscando retribuir de la mejor forma a la fidelidad de quien puso la confianza en él o ella.

Si activamos este principio se generará un impulso poderoso, donde el Señor se agrada de ver la armonía y unidad entre los hermanos.
Por ejemplo, “si mañana alguien abre una cafetería o un restaurante, voy con invitados, no para que me den las muestras y me inviten, sino que voy con la mentalidad de bendecir para que los dueños del negocio prosperen iniciando así un circulo de bendición”.
Servimos a los demás haciendo también uso de sus servicios y visitando sus negocios.

Piénsalo… desde hoy, compra y usa los servicios de un hermano, dale una buena propina y promueve su negocio, así iniciamos una revolución de bendición.

Oremos: “Señor, quiero ser de bendición para toda persona, especialmente para mis hermanos en Cristo. Enséñame a ser fiel con los miembros de mi congregación, que cuando requieran de mi trabajo lo haga en excelencia y que al comprar lo haga para bendecir, lo pido y declaro en el nombre de Jesús, Amén”

Versículo: “No se explotarán los unos a los otros, sino que temerán a su Dios. Yo soy el Señor su Dios”. Levítico 25:17 (NVI)

Buen Día.
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

 

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.