Un propósito especial

AmanecePhotography-202SALMOS 150:1-2 “1 Alabad a Dios en su santuario; alabadlo en la magnificencia de su firmamento. Alabadlo por sus proezas; alabadlo conforme a la muchedumbre de su grandeza”

El Señor nos ha hecho un pueblo especial para que podamos cumplir con una misión especial. Isaías 43:21 dice: “Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará”. Una parte integral de la adoración al Señor es proclamar su grandeza.

Alabar a nuestro Padre Celestial es aplaudirlo por ser ÉL quién es, y por lo que ha hecho. Esto implica la liberación de nuestras emociones para expresar la adoración abierta y confiada al Señor.

Cuando alguien ama a otra persona, la respuesta más natural es elogiarla. De la misma manera, quienes aman a Cristo descubren que la alabanza viene con facilidad a sus labios.

Alabar al Señor es bueno para nosotros. En nuestra sociedad egoísta, las personas están interesadas básicamente en satisfacer sus necesidades. Por desgracia, esta misma actitud se ha infiltrado en algunas iglesias. Pero DIOS no quiere que vengamos a la iglesia pensando sólo en nosotros. La alabanza levanta nuestros ojos a Cristo, y llena nuestro corazón con la satisfacción que no tenemos cuando nos centramos exclusivamente en nuestros problemas y necesidades.

Aunque la alabanza y la adoración están asociadas, por lo general, con los servicios de la iglesia, deben caracterizarnos en dondequiera que estemos. Algunas de las experiencias más íntimas y preciosas de la adoración pueden ocurrir en los momentos pasados a solas con DIOS.

Si tú te das cuenta de que tu alabanza carece de vitalidad, expresa tu deseo sincero al Señor de aprender a alabarle con todo el corazón. Concentrarse en la adoración es la clave. Recuerda las maneras en que DIOS te ha cuidado, y dile lo grande que es ÉL.

ORACIÓN: Gracias Señor por las pruebas de Tu amor. La vida, la salud, el amor a la familia, el cariño de nuestros hijos y pareja, las comodidades que tenemos, nuestros amigos, el trabajo, todo, todo viene de Ti y Tú la das como una bendición. Te alabo Señor por éstas y muchas cosas más que Tú me das. Te alabo con todo mi corazón. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

SALMOS 150***

Exhortación a alabar a Dios con instrumentos de música

¡Aleluya!

150 1 Alabad a Dios en su santuario; alabadlo en la magnificencia de su firmamento. Alabadlo por sus proezas; alabadlo conforme a la muchedumbre de su grandeza.

Alabadlo a son de bocina; alabadlo con salterio y arpa. Alabadlo con pandero y danza; alabadlo con cuerdas y flautas. Alabadlo con címbalos resonantes; alabadlo con címbalos de júbilo.

¡Todo lo que respira alabe a Jah!

¡Aleluya!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior Publicación#Salmos 145:2 #RVR60 @ibcrd
Siguiente PublicaciónPaz abundante

YouBlessing

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com