Buen Día – El privilegio en una relación verdadera

EL PRIVILEGIO DE UNA AMISTAD

En cada edad de nuestra vida hay alguien a quien nos gustaría conocer, si le preguntamos a un niño seguramente será un personaje de las tiras cómicas, si le preguntamos a un joven posiblemente será un deportista o un artista famoso, si lo hacemos a un adulto podría ser un escritor, un científico, un empresario o cualquier persona que se admire; llegar a cumplir “ese sueño” puede hacer que nos sintamos privilegiados.
Pero quiero compartirles que  para mí el privilegio más grande que haya recibido en toda mi vida fue el conocer a Jesús de Nazaret, mi vida fue transformada desde ese día.
Conocer a Jesús no es simplemente el hecho de saber por la historia que Él existió, ni tampoco que me hubieran dado clases en la escuela sobre su vida, ni que me hubieran hablado de Él en servicios religiosos, no, estoy hablando de hacerlo mi Señor, mi salvador, de recibirlo como el regalo de Dios que nos abre la puerta para la vida eterna y nos prepara para vivir acorde con las promesas de Dios. Le aseguro que conocer personas famosas y a quienes admiremos no podrá darnos el gozo y la paz que anhelamos y que por más que lo busquemos en los placeres terrenales, en cualquier otro deseo personal no es nada comparado con el tesoro de conocer verdaderamente a Dios por medio de la persona de Jesús y con la ayuda del Espíritu Santo.

Creer en Jesús y aceptar la salvación  es solo el primer paso pero hay una gran diferencia entre conocer verdades acerca de Dios y tener una relación personal con Él. Los creyentes debemos estar cada vez más cerca del Señor, aprendiendo acerca de quién es Él y lo que Él considera importante.
Se requiere humildad para conocer realmente al Señor, es en nuestra actitud y deseo de conocerle que Él se revela, es leyendo Su Palabra y congregándose que nos acercaremos a Él.Invítalo para que Él sea el mejor compañero de viaje, que en todo momento puedas tener la certeza de que esta allí a tu lado, que no te abandona y que desea lo mejor para ti.

Te pregunto: ¿Tiene el deseo genuino de conocer a Jesús? Si es así, dile: “Señor, aquí estoy, quiero conocerte, te abro mi corazón y te entrego mi voluntad”. Sé que al pasar tiempo con el Señor descubrirás, al igual que me ocurrió a mí, el privilegio de conocer la verdad que te hará verdaderamente libre.

Oremos: “Señor gracias te doy por poderte conocer, gracias por cada revelación, cuidado, favor, misericordia; gracias porque sé que me muestras el camino a seguir, que me llevas por el sendero del bien y que en tu perfecta voluntad quieres lo mejor para mí, es un privilegio y un honor conocerte, lo declaro en el nombre de Jesús, Amén”

Versículo: “Así dice el Señor: «Que no se gloríe el sabio de su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza. Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada -afirma el Señor” Jeremías 9:23-24 (NVI)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónLa canción de Dios
Siguiente PublicaciónVERSÍCULO BIBÍCO DIARIO – Zacarías 14:9

YouBlessing

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com