7 Ejercicios japoneses que son perfectos para el cuerpo de las mujeres

¿Sabías que las mujeres japonesas han sostenido el récord mundial de longevidad por más de 25 años? No envejecen y sorprenden al mundo con su impresionante apariencia física. No es de extrañar que el ejercicio (apoyado por una alimentación saludable) sea uno de los grandes secretos de la perfección femenina en la cultura japonesa.

Queremos presentarte algunos ejercicios desarrollados por Katsuzō Nishi, los cuales ayudan a las mujeres a mantener su cuerpo con energía y a mantenerse en forma.

Katsuzō era un niño japonés que se encontraba muy mal de salud. Cuando cumplió 20 años, le diagnosticaron una enfermedad mortal. ¡Pero no se rindió! Al contrario, creó su propio sistema de mejoramiento de la salud y vivió hasta los 75 años.

1
1. Cañas movidas por el viento

Este ejercicio ayuda a aumentar el flujo sanguíneo hacia las piernas, y previene el dolor y el cansancio extremo en ellas.

  • Acuéstate sobre tu estómago en una superficie firme y dura.
  • Dobla tus rodillas. Relájate e imagina que tus piernas son plantas movidas por el viento en una gran colina.
  • Agita las piernas intentando tocar tus glúteos con los talones. Es posible que no puedas hacer esto durante algún tiempo, así que sigue intentándolo. Realiza este ejercicio todos los días y verás resultados.

2
2. Una hoja

Este ejercicio ayuda a mejorar la postura y la circulación de la sangre a través de una red de arterias y venas que irrigan el cerebro.

  • Recuéstate boca arriba con la cara levantada sobre una superficie firme.
  • Relájate e imagina que tu cuerpo está vacío y ligero.
  • Dobla tus rodillas. No levantes los pies. Para hacerlo, debes desplazarlos lentamente hacia tus glúteos lo más que puedas.
  • Levanta lentamente la cabeza e intenta llevar las palmas de tus manos a la altura de tus rodillas. No levantes tu columna vertebral.
  • Una vez que llegues a la altura de tus rodillas con las palmas de las manos, levanta la cabeza y verifica que la columna vertebral esté en posición horizontal.
  • Permanece en esta postura tanto tiempo como puedas. Imagina que la energía fluye a través de tu cabeza.
  • Regresa a la posición inicial y relájate.

3
3. El barco

Este es un ejercicio que beneficia mucho a las mujeres después del parto, ya que en ese momento sus músculos se debilitan. También mejora el equilibrio, la digestión y ayuda a reducir medidas en el abdomen.

  • Acuéstate sobre tu espalda, colocando tus piernas juntas y los brazos de forma horizontal a lo largo de tu cuerpo, con las palmas hacia abajo.
  • Cuenta hasta 4 y levanta las piernas con los dedos estirados hacia arriba.
  • Al mismo tiempo, levanta la parte superior del cuerpo hacia arriba con los brazos rectos. Toca tus rodillas con los dedos.
  • Permanece en esta posición hasta que te sientas cansada.
  • Repite este ejercicio con series de 10, y aumenta dependiendo de tu capacidad física.

4
4. Rama de sauce

El ejercicio de la rama de sauce ayuda a disminuir el dolor de espalda, fortalece los vasos sanguíneos y las venas.

  • Ponte de pie. Estira lo más que puedas tus piernas. Tus pies deben estar paralelos.
  • Enfócate en tu cuerpo e imagina que es ingrávido y que está vacío.
  • Coloca tus manos hacia atrás. Para empezar, ponlas sobre la parte en donde están tus riñones. Luego, junta los dedos.
  • Arquea lentamente la espalda y dobla la cabeza hacia atrás.
  • En el nivel máximo, relaja tus brazos.
  • Muévete lentamente hacia la izquierda y derecha. Imagina que eres una rama de sauce cerca de un río.
  • Cuando te sientas un poco cansada, regresa a la posición inicial con las manos sobre los riñones.

5
5. Mirando al cielo desde el río

Este ejercicio ayuda a reducir medidas en el área del abdomen y es beneficioso para la columna vertebral y el sistema circulatorio. También ayuda a desarrollar la imaginación y relajar la mente.

  • Acuéstate sobre tu espalda. La superficie debe ser firme. Relaja tu cuerpo.
  • Junta las manos detrás de la cabeza.
  • Levanta lentamente tu cuerpo hasta quedar sentada.
  • Continúa doblando tu cuerpo hacia tus piernas tanto como puedas.
  • En el nivel máximo, imagina que estás parado cerca de un río. Estás mirando el agua y te mezclas con ella.
  • Regresa lentamente a la posición inicial. Recuerda el sentimiento de mezclarte.
  • Alza los ojos e imagina que estás mirando el cielo.

6
6. Una vid

Este ejercicio te ayudará a aliviar dolores de espalda y piernas.

  • Ponte de pie.
  • Masajea lentamente tu cintura e imagina que tu cuerpo es muy flexible.
  • Suavemente (pero con energía), agáchate tratando de llegar al suelo con las manos.
  • Vuelve a la posición inicial y dóblate suavemente hacia atrás, lo más que puedas.
  • Vuelve a la posición inicial e inclínate suavemente hacia la izquierda y hacia la derecha.
  • Regresa a la postura del principio y relájate.

7
7. Cuerda del arco

El ejercicio de la cuerda del arco reduce la grasa en los muslos, alivia el dolor de espalda, abre las caderas y mejora la respiración.

  • Comienza el ejercicio, poniéndote de rodillas.
  • Arquea tu espalda y agarra tus tobillos con las manos.
  • Mantén esta posición hasta por 5 segundos y regresa a la postura inicial.
  • Repite hasta 10 veces dependiendo de tu edad y condición física.

Bono: estos ejercicios son especialmente buenos para las mujeres que sufren de enfermedades en los ovarios

Este ejercicio ayuda a mejorar la flexibilidad en las caderas, el abdomen y la espalda, libera la tensión en los ovarios, masajea esa zona y estimula los órganos del vientre, crea un equilibrio emocional, alivia el estrés y relaja la mente.

  • Comienza ubicando tus manos y rodillas por debajo de los hombros y caderas, como en posición de gateo.
  • Imagina una línea recta que conecta tus hombros y caderas. Mantén tu cuello recto.
  • Exhala y arquea tu columna hacia el piso. Asegúrate de que tus hombros y rodillas mantengan la misma posición. Relaja la cabeza hacia el suelo, pero no fuerces tu mentón hacia el pecho.
  • Inhala y vuelve a la posición inicial.
  • Repite 20 veces.

Este ejercicio mejora la circulación sanguínea, reafirma los muslos, las caderas y los glúteos, y alivia el estreñimiento. Puede ser especialmente bueno para las mujeres con trastornos del útero y ovarios.

  • Recuéstate sobre tu estómago. Pon tus brazos a lo largo de tu cuerpo con las palmas hacia abajo. Tus piernas deben estar separadas a 15 cm de ancho.
  • Estira los dedos de los pies y levanta una de tus piernas a una altura de 15 cm. No muevas la segunda pierna.
  • Mantén la posición durante unos segundos y vuelve a la posición inicial.
  • Repite hasta 50 veces en cada pierna.

Fuente: genial.guru

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.