Agradecimiento Día 4 – Vidas Agradecidas (con audio)

Durante la celebración del Día de Acción de Gracias tendemos a centrarnos en nuestras bendiciones y dar gracias a Dios. Si bien eso es ciertamente algo bueno, no es lo mejor.
¡Lo mejor es convertir el Día de Acción de Gracias en una vida de agradecimiento! Independientemente del día o la situación, Dios quiere que seamos agradecidos.
¿Por qué?

Primero porque una vida de agradecimiento es una demostración de la confianza que tienes en el Señor, todo esto, sin importar cuán profundos sean los problemas o cuán graves sean las circunstancias. Podemos decir que el agradecimiento es una expresión clara de la fe.

Segundo, si vivimos agradecidos, esto se reflejará en nuestro semblante y en la disposición de enfrentar cada día.
Así, pues, en lugar de estar deprimidos y desanimados, tristes y desesperados, vamos a irradiar el “gozo del Señor”.
Los mejores cristianos son aquellos que enfrentan las pruebas de la vida con una canción de acción de gracias en sus labios.

Tercero, la vida de agradecimiento abre la puerta para que Dios obre. A Dios no le gusta cuando nos quejamos y nos quejamos como estilo de vida, pero y en contraste, le agrada cuando alabamos y damos gracias.

David, lo dijo de la siguiente forma en el Salmo 34:1 “Bendeciré al Señor en todo tiempo; mis labios siempre lo alabarán”. (NVI)

En la medida en la que comenzamos a vivir una vida de agradecimiento a Dios, Él comienza a hacer Su obra en nosotros, incluso a través de las pruebas, e incluso de las pruebas de fe más difíciles.

Esto está claro en la historia de los discípulos de Jesús, como, por ejemplo, Pablo y Silas fueron golpeados y encarcelados… y estando allí, oraron y cantaron himnos de alabanza al Señor.
Lo más especial es que cuando terminaron de cantarle al Señor, ocurrió un terremoto y las puertas de la cárcel se abrieron

Porque Dios hace milagros para nosotros cuando elegimos agradecerle y alabarlo, incluso en el pozo más profundo y oscuro. Así que, de verdad ¡vale la pena tener una vida de agradecimiento!.

Oremos “Señor, gracias por mostrarme que ser agradecidos es una bendición, que abre puertas, que son la antesala de un milagro. Gracias por tu bondad, por tu Hijo Jesús y por el Espíritu Santo que nos guía. Lo declaramos en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo “Bendeciré al Señor en todo tiempo; mis labios siempre lo alabarán”. Salmo 34:1 (NVI)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com