Agradecimiento Día 6 – Gracias Dios (con audio)

El día de acción de gracias ha sido creado con un solo motivo “dar gracias”.
La celebración se hará con familiares y amigos; habrá abundante comida; se le llevará alimento al necesitado, y en la celebración habrá risas y compartir.
Pero, en medio de toda esta celebración, es vital que recordemos que Dios nos da la oportunidad todos los días para agradecerle.

Cuando nos despertamos, Él nos invita para entrar con alegría en Su presencia. En este encuentro, nos recuerda que solo Él es Dios y que le pertenecemos; nos ratifica que Sus planes para nuestras vidas son de bien; que Su amor nos cubre y que su fidelidad es permanente.
Cuando esto es evidente en tu vida ¡una alabanza de agradecimiento brotara de tu corazón!

El verdadero agradecimiento no está atado a las circunstancias de la vida, sino que nace de un corazón que alaba y agradece independientemente de las situaciones personales.

Encontramos en la Biblia el caso de Jonás, quien por ser desobediente a las peticiones de Dios terminó en el interior de un gran pez en el mar; y estando allí, en medio de su dificultad, a punto de morir, se acordó del Señor, y elevó una plegaria, que contenía también una promesa, Jonás dijo “Yo, en cambio, te ofreceré sacrificios y cánticos de gratitud. Cumpliré las promesas que te hice. ¡La salvación viene del Señor!”. Jonás 2:9 (NVI)

Y luego de ese compromiso, de esa alabanza y con un corazón dispuesto a ser obediente, a cumplir las promesas hechas y a darle gracias al Señor, vino la libertad.
La sinceridad de corazón que tuvo Jonás le sirvió para que el milagro de salir vivo se cumpliera.

Hoy, sea cual sea tu situación elije cantarle al Señor en señal de adoración; decide estar agradecido con Él, porque de esta forma la esperanza regresa, la fe se afirma y el corazón se acerca a Su corazón.
Te invito, tal y como lo hizo Jonás, a cumplir las promesas hechas al Señor, a ser obedientes a Su Palabra, a darle lo mejor a Él y a estar agradecidos siempre.

Comparte con tu familia y amigos, disfruta de la comida, pero no olvides, nunca olvides darle la gloria, la honra y la alabanza al Dios de nuestra salvación.

Oremos “Padre celestial, dispongo mi corazón para ofrecerte alabanza de agradecimiento; gracias por la vida, por la salud, por la familia, los amigos, la iglesia, el trabajo, gracias por todo lo que tengo, gracias por tanto amor, lo creo y declaro en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo “Yo, en cambio, te ofreceré sacrificios y cánticos de gratitud. Cumpliré las promesas que te hice. ¡La salvación viene del Señor!”. Jonás 2:9 (NVI)

Buen día

Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com