Amarra un listón amarillo al viejo roble

 

liston amarillo“Porque si vosotros perdonáis a los demás el mal que os hayan hecho, vuestro Padre que está en el cielo os perdonará también a vosotros;  pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará el mal que vosotros hacéis”  Mateo 6:14-15

Esta historia fue publicada en 1971 por el New York Post, su autor es Peter Hamill, y lleva por título “Going home” (Regresando a casa).  Fue tanta su difusión que poco tiempo después surgió una película y después una canción al parecer basada en esta historia con el título de “Tie a Yellow Ribbon Round the Old Oak Tree” (Amarra un listón amarillo al viejo roble).

Regresando a casa

Hay historias que no importan si fueron verdad o no, si no que a través de que la gente las conoce y las hace suyas… crean una magia tan grande que pronto la fantasía y la realidad pierden trayecto… y creemos que esto puede llegar a suceder o que sucedió y con un suspiro podemos decir.. Que bella historia.

Se dice que un día… en una ciudad cualquiera de Estados Unidos unos estudiantes que viajaban en un autobús, hicieron amistad con una persona que se veía buena. Al conversar con ellos, les conto una historia sobre su vida y el gran amor que tenía por una persona.

Pues resulta que siendo más joven esta persona se enamoró mucho de una bella mujer de su pueblo… y pues por azares del destino fueron separados cuando a él se le halló culpable de un crimen y fue encarcelado varios años. Pero jamás dejo de escribirle al gran amor de su vida. Y en una carta le anuncio a ella su pronta salida de la cárcel, y su deseo de casarse y poder consolidar su amor.

El ex-convicto les comentó a los estudiantes, que le había dicho a su gran amor, que el autobús donde el viajaría iba a pasar al lado del pueblo donde ellos vieron nacer su amor. Y que en el viejo roble al costado del camino amarrara un listón amarillo indicándole que aún lo amaba y que esperaba por él, pero que si no había ningún listón amarillo… el seguiría su camino en el autobús y no volvería jamás a buscarla.

Conforme el camión se acercaba a aquel viejo roble, el ex-convicto se ponía más inquieto y nervioso, al principio titubeo en ver o no, pero cuál fue su sorpresa que al voltear por la ventana al roble próximo, no encontró un listón amarillo, no, encontró ciento de listones amarillos… indicándole con creces que su gran amor esperaba por él, él le dijo al chofer que parara y bajo corriendo al pueblo a buscar a su futura esposa.

¡Que hermoso final para una historia de amor! Indiscutiblemente a todos nos emociona conocer los finales felices, porque como seres humanos no estamos hechos para sufrir sino para vivir en plenitud y gozo eterno. Pocas cosas en la tierra provocan más alegría que cuando perdonamos a alguien que de alguna forma hirió nuestra vida.

Perdonar a otros también nos hace merecedores de perdón ante Dios, pues como dice el verso de hoy, Dios nos perdonará así como nosotros perdonamos a otros. Fíjese que utiliza la palabra en futuro “perdonará” y lo hará acorde como nosotros “ya perdonamos” (en pasado). Esto quiere decir que si usted no ha perdonado de manera sincera y completa, usted aún no se sentirá merecedor del perdón del Padre.

En la historia que ilustra el verso de hoy la joven no colocó solo un listón amarillo, ella puso cientos de ellos, probablemente con ayuda de otros. Así debemos hacer. Perdonar y demostrar que no solo perdonamos sino que también estamos dispuestos a amar como la primera vez. Si no puede lograrlo solo pida alguien que le ayude como hacerlo y tienda hoy un listón amarillo a ese ser amado.

¿Quiere usted ser el protagonista de su historia feliz? ¿Cuántos listones amarillos está dispuesto a colocar hoy?

DECLARACION: YO PERDONO, COMO DIOS ME HA PERDONADO.

Oración: Padre nuestro que moras en las alturas de los cielos. Te alabo y te exalto porque eres bueno y misericordioso. Gracias por perdonarme todos mis pecados y mis transgresiones. Ayúdame a perdonar a otros sin importar el daño que me hayan hecho o el error que hayan cometido, porque solo tú, Señor Jesus, eres perfecto y sin manchas. Amen.

-MN

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónEl Anuncio Comercial
Siguiente PublicaciónAyuda

YouBlessing

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com