Anhelando Justicia

¿Te frustras con tu pecado? ¿Alguna vez te cansas de fallar? ¿Te miras a ti misma deseando ser más piadosa o justa?

La Biblia usa el hambre y la sed para describir nuestro estado
espiritual. Sabemos lo que se siente tener sed o querer comer algo. También
entendemos que sin comida y bebida moriríamos. Esto se aplica bien a nuestra
vida espiritual. Si pasamos demasiado tiempo sin alimento y bebida espiritual,
nos debilitamos en nuestro conocimiento de Dios y nos deshidratamos en nuestra
fe.

Jesús nos dice que tener hambre y sed de justicia es algo bueno,
pues la tendencia es desear lo que se ama, y si tenemos hambre de justicia,
estamos demostrando que la amamos, y que además, entendemos Romanos 3:10:

“No hay
justo, ni aun uno”

¿Hacia dónde miramos si no podemos crear nuestra propia
justicia? Debemos mirar fuera de nosotras mismas, Al que es la Justicia.
Debemos mirar a Jesús.

“y ser
hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que
es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe”

Filipenses 3:9

Desear profundamente ser más semejantes a Jesús es lo que hará
que busquemos seguir Sus pasos; nos mantendrá humildes entendiendo que no somos
justas por nosotras mismas, y agradecidas de que Jesús nos diera Su justicia, a
pesar de que no la merecemos.

Pero ¡qué fácil es atestar nuestra vida de eventos, listas de
quehaceres, trabajo, amigos, preocupaciones familiares! …y esto solo de las
demandas de la vida cotidiana. ¿No es esto también cierto a nivel mental? Podemos
atestar nuestra mente con miedos, preocupaciones, inquietudes, amarguras y
obsesiones. Desafortunadamente, una vida desordenada nos hará correr detrás de
lo inmediato en lugar de lo eterno. Pasaremos por alto buscar la justicia para,
en cambio, ir detrás de una buena vida.

Recordemos Mateo 6:33 donde Jesús nos da el mejor
consejo.

“Mas buscad
primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán
añadidas.”

El fin de año se acerca rápidamente y nos encanta un nuevo
comienzo, ¿no? Entonces, tomemos el próximo mes para ordenar nuestra vida, y
hacer de la búsqueda de la justicia una prioridad.

Mirando a Jesús,

Semana 3 Desafío: Haz una lista de tus objetivos. Pueden ser metas para tu vida, tu año, o tu mes. ¿Es uno de tus objetivos crecer en justicia? ¿Tienes hambre de justicia? Si es así, haz una lista de todas las formas en que puedes buscarla diariamente. Si no, ora para que el Señor te dé esa hambre y continúa buscándolo en Su Palabra.

______________

Semana 3- Plan de Lectura

Semana 3 – Versículo a Memorizar

_____________

Recuerda visitar nuestra tienda :

https://www.etsy.com/listing/745404681/kit-adg

Disponibles:
Cuaderno de notas
Bolsa para Biblia
Taza para el café

Fuente Original: Anhelando Justicia

Anterior Publicación¿A qué voz escuchas?
Siguiente PublicaciónImagenes: Gálatas 5:1 #LBLA @ibcrd