Mon, 24 February 2020

Avanzar….. Retroceder

 

 
avanzarPROVERBIOS 13:13 “Quien se burla de la instrucción tendrá su merecido; quien respeta el mandamiento tendrá su recompensa”
Si te gusta alentar al que tiene menos posibilidades, te tiene que encantar la película Karate Kid. Se trata de un adolescente llamado Daniel que se mete en problemas con los matones locales. Se vuelve a un anciano vecino japonés, el señor Miyagi, para que le enseñe karate. Pero en vez de aprender a aplastar a los malos, Daniel pasa su tiempo haciendo labores para el Sr. Miyagi: puliendo los pisos, encerando los automóviles, pintando las cercas. Pronto Daniel se harta. Enfrenta al Sr. Miyagi y finalmente recibe la lección de karate que quiere. Se puede ver reflejada la realización en el rostro de Daniel cuando éste cae en cuenta, a través de lo que el Sr. Miyagi le muestra, que los sencillos movimientos de «encerar y desencerar», «pinta la cerca» y «pule el piso» pueden bloquear puñetazos y patadas. De hecho, Daniel estuvo aprendiendo lecciones valiosas todo el tiempo en que aparentemente solo estaba haciendo tareas mecánicas.
Algunas veces, así sucede también con nosotros. Pasamos por nuestra rutina —día tras día— y sentimos como si nada sucediera. No estamos yendo hacia ningún lado. Nos estamos estancando en una rutina. Luego, un día caemos en cuenta de que DIOS nos ha estado enseñando desde el primer momento.
Piensa en los siguientes personajes bíblicos: José. Mientras estuvo atascado en la cárcel, el guardia lo puso a cargo de todos los prisioneros. Es probable que las habilidades que José aprendió allí lo ayudaran a administrar toda la tierra de Egipto años más tarde (Génesis 41:39-43).
¿Y Moisés? Moisés pasó 40 años como pastor. Tal vez éllo pudo haber aletargado su mente un poquito. Apenas él podría imaginar que el pastoreo de esas ovejas lo estaba preparando para la enorme tarea de pastorear a los israelitas a través del desierto hacia la Tierra Prometida (Hechos 7:30, 36).
¿Cómo es tu vida? ¿Aburrida? ¿Rutinaria? ¿Alguna vez te preguntas para qué es todo éso? ¡Sigue adelante! Sea cual sea tu tarea, pon tu corazón en ella. Colosenses 3:17 dice «Y todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de Él a DIOS el Padre». DIOS te está enseñando algo. ¿Estás dispuesto a aprender?

 

ORACIÓN: Padre Celestial. Gracias por el nuevo día que me das y por las bendiciones que diariamente nos das. Gracias porque Tú siempre me preparas para realizar con éxito lo que Tú has planificado para mi vida, para la misión que debo cumplir. Que todo lo que haga, de palabra u obra, lo haga de corazón en el nombre de nuestro Señor y que sea agradecido. En el nombre de Cristo, amén.

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónReflexiones – Ríos de agua viva
Siguiente PublicaciónNuestra relación con Dios

SIGUENOS 🙂

97,591FansLike
2,406FollowersFollow
10,128FollowersFollow
1,320SubscribersSubscribe