Sat, 18 January 2020

Bienaventurados los pacificadores

Volteé hacia la mesada de la cocina mientras mi esposo, como una ráfaga, pasó junto a mí hacia el garage. Quería acordar con él cuándo nos sentaríamos a cenar, pero él estaba ocupado trabajando en un proyecto. Su tajante respuesta me cortó al medio.

“No te preocupes por mí. Yo me las arreglaré esta semana”, replicó mientras desaparecía y volvía a enfrascarse en sí mismo.

Las lágrimas brotaron de mi corazón al pensar en la cantidad de alimentos que acababa de guardar en el refrigerador. Había pasado varios días planificando el menú, y ahora me decía que prefería comer cereal en soledad.

Mis lágrimas rápidamente se convirtieron en gélida furia. Solo cuatro semanas atrás habíamos estado intercambiando votos, y ahora me encontraba preguntándome si había cometido un error. 

Mientras luchaba en mi interior con una montaña rusa de emociones, volvió a entrar mi ensimismado muñequito de torta para agarrar una pieza de su equipo. Me vio parada junto a la pileta de la cocina y acurrucó su nariz en mi oreja. Me sentí completamente sofocada. Quería arrojarle los platos sucios, pero en lugar de eso respondí disculpándome, para recuperar la compostura.

Tanto mi esposo como yo crecimos en hogares donde la filosofía era “gana el que grita más fuerte”. Ninguno de nosotros quería tener un matrimonio fundado sobre animosidad egoísta, así que comenzamos a estudiar las Escrituras para aprender cómo vivir en paz el uno con el otro.  

Jesús dijo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” (Mateo 5:9) No puedes crear un refugio feliz a menos que estés dispuesta a hacer el arduo trabajo de dejar de lado tu egoísmo y responder con mansedumbre. En lugar de lastimarnos mutuamente con palabras hirientes, podemos proponernos promover la paz.  

Cuatro formas de promover la paz:

● Edificar a otros y vencer el mal con el bien.

“Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño. Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela.”

(Salmos 34:13-14)

● Soportar la humanidad de las personas con paciente humildad.

“Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”

(Efesios 4:1-3)

● Extender la gracia y resolver perdonar

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados”

(Hebreos 12:14-15)

● Fomentar la reconciliación y la lucha contra el resentimiento y la amargura.

“No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.” (Romanos 12:17-18)

Como hijas del Rey, somos llamadas a ser pacificadoras. En lugar de reaccionar en la carne, podemos elegir orar, pedir a Dios que quite nuestro orgullo, y nos llene con Su amor sobrenatural. Servimos al Príncipe de Paz, y Su Palabra alumbrará la senda y nos mostrará el camino.

Resolvamos no retroceder, sino promover la paz.

Manteniendo la fe,

Lyli

Desafío Semana 5 : ¿Tienes relaciones donde falta la paz? ¿Cómo puedes ser una pacificadora en esas relaciones? Piensa en cómo el perdón juega un papel importante en la construcción de la paz. ¿Tienes personas a las que necesitas perdonar? ¿Qué pasos puedes dar hacia el perdón y la paz?

________________

Semana 5 -Plan de Lectura

Semana 5- Versículo a Memorizar

_________________

Recuerda visitar nuestra tienda , con tu compra ayudas a mantener el ministerio y a promover las reuniones de tipo internacional y local. Únete a nuestra comunidad Ama a Dios Grandemente y quizás estaremos visitando tu país también 🙂

https://www.etsy.com/listing/745404681/kit-adg

Disponibles:
Cuaderno de notas
Bolsa para Biblia
Taza para el café



Fuente Original: Bienaventurados los pacificadores