Buen Día – 14 Dias antes de la victoria – Día 3


El comportamiento típico de un adolescente es el de retarse a sí mismo; en el proceso de formación y de elegir su futuro también retan a sus padres. Pero cuando se llega a la madurez, normalmente se regresa a los padres, sobre todo para que les ayuden a resolver las preguntas sobre la vida que no pueden responder.
Otros por no madurar o por el afán de obtener resultados rápidamente caen en grandes dificultades.
Un proceso parecido ocurre con la fe. Hay hombres y mujeres que no maduran, que se cierran en sus conceptos, creencias o comodidades y no se dan la oportunidad de conocer a Jesús. Otros que le han conocido se alejan, como si se hicieran la siguiente pregunta, “¿Qué tanto me puedo alejar de Dios sin tener consecuencias?; ¿hasta dónde puedo llegar sin caer?”, preguntas muy peligrosas.
En la biblia se relata lo que pasaba con la iglesia de Corinto, una ciudad cosmopolita que vivía bajo la influencia del pecado y el problema con los creyentes era que pensaban que podían cometer ciertos pecados y que eso no tendría repercusiones; pero el apóstol Pablo tuvo que aclararles las cosas. Les escribió diciéndoles “Todo me está permitido, pero no todo es provechoso; todo me está permitido, pero no todo edifica”. (1 Corintios 10:23 – RVC).
Aunque en tu país o ciudad haya cosas que son permitidas, no todas son buenas para ti, aunque sean legales no todo te edifica. ¡Qué gran sabiduría!, hoy más que nunca debemos aprender a discernir lo bueno de lo que no lo es y esto sólo se logra si nos acercamos más a Dios, si en nuestra decisión personal e íntima tomamos la dirección correcta, “ser obedientes a la palabra de Dios, dejando toda rebeldía e inmadurez” y preguntarnos “¿Cómo puedo conocer más de este que murió por mí, que me perdonó y que ha hecho tanto por mí? ¿Cómo puedo ser más como Jesús?; ¿Cómo puedo causar un impactar en mi entorno para Él?”. Deja toda pasividad y no te quedes con lo que has oído de Él, búscalo, sírvele, obedécele… maduraras y crecerás; será un paso hacia la victoria.
Oremos “Señor, grande sabiduría tienen tus palabras. Me acerco a ti, busco de tu presencia porque necesito aprender a ser como Tú. Rechazo toda legislación, costumbre, acción o creencia que no esté acorde con tu Palabra, ayúdame a discernir y desechar todo lo que no me conviene ni me edifica, lo pido en el precioso nombre de Jesús, Amen”
Versículo “Así que, si ustedes comen o beben, o hacen alguna otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.”. 1 Corintios 10:31 (RVC)
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com