Buen Día – Un tiempo a solas…

A SOLAS PARA ORAR

En la cotidianidad que vivimos hay mucho ruido, es increíble sentir el silencio cuando nos despertamos bien temprano en la mañana y alcanzamos a percibir el sonido de un reloj marcando los segundos en la distancia. El silencio es bueno para nosotros, sobre todo cuando hay dificultades. Si una persona pasa por un momento de dificultad y comienza a hablar del tema con los demás escuchará muchas versiones y opiniones que quizás le confundirán más de lo que le ayudarán. En la Biblia encontramos varias veces el relato que cuenta que Jesús se apartaba para orar a solas. “Él, por su parte, solía retirarse a lugares solitarios para orar”. (Lucas 5:16- NVI).

Especialmente lo hizo cuando estuvo angustiado, allá en el huerto de Getsemaní, momentos antes de la captura para ir a la cruz. (Mateo 26:36-46).

Si el Señor cuando tuvo angustiado, oró… entonces nosotros también debemos orar en medio de la situación apremiante.

En la soledad y en el silencio se puede escuchar la “voz de Dios”, aquella que nos da claridad de la mente y paz para enfrentar la situación. Te pregunto: ¿Si Jesús -el Hijo de Dios- se apartaba para orar en los momentos difíciles de su vida, no será que nosotros también deberíamos hacerlo?. Para fortalecernos, encontramos en la Palabra de Dios como ésta práctica fue recomendada también por el Apóstol Pablo en Filipenses 4:6-7 (NVI) “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”.

Una vez más se nos revela que cuando hay dificultades la oración nos trae paz; ¡porque la obra del Señor opera cuando hay paz en el espíritu!.
La oración activa el poder de Dios y nos trae paz y certeza para afirmar nuestra confianza en la respuesta celestial.

Desde hoy, hablemos menos con los demás de nuestros problemas y pasemos más tiempo de soledad para leer la Palabra de Dios y orar.

Versículo: “En la tarde, en la mañana, al mediodía, clamaré a Dios, y él oirá mi voz”. Salmos 55:17 (RVC)

Buen Día,
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónRío congelado
Siguiente PublicaciónLa angustia

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com