Buen Día – Alcanzando Madurez

MADUREZ

Cuando era un niño muy pequeño quise comerme un banano (banana, guineo, cambur, etc.) verde. Al intentarlo me supo amargo, era pegajoso y difícil de masticar; así aprendí que el banano se disfruta cuando esta maduro.
La madurez en una persona es un estado en el que en los niveles físico, emocional y espiritual se ha crecido lo suficiente para actuar acorde con ese nivel. Se puede ser maduro físicamente pero no emocionalmente. Pero una persona madura espiritualmente será siempre madura en todos los demás aspectos.
Un creyente inmaduro a pesar de ser heredero vive como esclavo porque no ha madurado y siguen actuando como niño. Aprende esto: “No basta con ser heredero, también hay que actuar como uno”, al fin de cuentas nuestro comportamiento determinará el nivel de vida que tengamos en esta tierra.
A continuación una lista de algunas de las acciones de un creyente inmaduro:

  • Viola principios sin medir consecuencias.
  • Es inestable; cree por conveniencia.
  • Se guía por las emociones y no por los principios
  • Es impaciente, todo lo quiere inmediatamente
  • Actúa con base en los gustos o en lo que los demás dicen y no acorde con la Palabra de Dios.
  • La obediencia la considera una debilidad
  • Le es más importante aparentar que ser.

Madurar es algo indispensable para recibir la revelación de Dios, para convivir con el Espíritu Santo.
Es la madurez una bendición personal y también un testimonio a los que nos rodean.
En nuestra vida física nuestro cuerpo madura de manera natural, pero en la vida espiritual se madura por decisión, cuando rendimos nuestra vida a Jesús y somos obedientes a sus principios.
¿Por qué vivir en esclavitud si somos libres en Cristo Jesús?
Te invito hoy a que revises en qué áreas de tu vida no has crecido, escríbelas y colócalas en un lugar visible, ora al Señor pidiéndole que te ayude a crecer en esas áreas, conéctate con personas maduras espiritualmente que te ayuden a fortalecer la decisión y avanza en fe, viviendo como heredero y no como esclavo.
Oremos: “Señor reconozco que no he madurado. Y que por este motivo no he sido obediente y he causado daño tanto a mi vida como a la de los demás. Rindo a ti estas áreas de mi vida (describe las áreas en las que vas a clamar por madurez) y te pido me des la guía y fortaleza para madurar. Lo pido en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Lo que quiero decir es que mientras el heredero es niño es como si fuera un esclavo, aunque sea el dueño de todo”. Gálatas 4.1 (PDT)

Buen Dia,
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com